The Golden Boy: así es la hamburguesa más cara del mundo que contiene láminas de oro y cuesta más de 4.000 euros

El chef Robbert Jan De Veen ha decidido donar todo el dinero recaudado con su creación más extravagante a comedores sociales para las personas más desfavorecidas.

The Golden Boy
The Golden BoyKing of hamburgers

The Golden Boy es el nombre que recibe la última y gran creación del chef Robbert Jan De Veen, propietario del restaurante holandés De Daltons, situado en la ciudad de Voorthuizen, Países Bajos.

La lujosa hamburguesa está elaborada con carne 100% Wagyu A5, caviar beluga, cangrejo real, jamón Ibérico español, trufa blanca, queso cheddar inglés, salsa barbacoa elaborada con café Kopi Luwak, whisky escocés Macallan y masa de champán Dom Pérignon para el panecillo.

Finalmente, y lo más impactante, la hamburguesa se cubre con pan de oro y se fuma brevemente con humo impregnado de whisky. Todos estos ingredientes de lujo hacen que pedir una te cueste nada menos que 4.250 euros (5.000 dólares).

“Los ingredientes se complementan muy bien y los sabores son intensos. Aunque esta hamburguesa es muy cara, hay que usar las manos porque es la única forma de comer una hamburguesa. Como el pan está recubierto de pan de oro, los dedos estarán dorados al terminar”, declaró su propietario el día se la presentación.

Si no te quieres privar de degustar este lujoso manjar, antes deberás reservar mesa con al menos 2 semanas de antelación y pagar una fianza de 635€ que después se te descontará del precio final.

El restaurante ya ha ganado varios premios nacionales e internacionales por sus hamburguesas, patatas fritas cargadas, sándwiches y perritos calientes, pero le quedaba el reto más grande: batir el récord mundial de la hamburguesa más cara del mundo y entrar en el libro Guinness de los Récords de 2021.

Así que dicho y hecho, durante la pandemia llevó a cabo la idea y lo presentó al mundo entero el pasado 28 de junio, siendo todo un éxito.

Consciente de la delicada situación en la que se encuentran muchas familias por culpa del COVID-19 (160.000 personas en los Países Bajos están utilizando los bancos de alimentos este año), el chef holandés ha decidido donar los ingresos a la caridad.

Gracias al dinero que ha generado por el momento ha podido enviar 1.000 paquetes de comida a los bancos de alimentos locales.