El Aston Martin DBX Straight-Six debuta con un motor de origen Mercedes

Cuenta con un motor de gasolina turboalimentado de 3,0 litros hibridado, que desarrolla una potencia máxima de 435 caballos y un par motor de 520 Newton-metros.

Aston Martin DBX Straight-Six
Aston Martin DBX Straight-Six FOTO: Aston Martin Aston Martin DBX Straight-Six

Sabíamos que iba a llegar y ahora es oficial: el Aston Martin DBX Straight-Six ha hecho su debut oficial, aunque, por ahora, solo se distribuirá en China. Primer modelo de seis cilindros de la marca en más de dos décadas, el SUV de lujo gana un motor de origen Mercedes-Benz. Se trata de un motor más eficiente y pequeño que el V8 del DBX como respuesta a las normas fiscales de China.

Aston Martin DBX Straight-Six
Aston Martin DBX Straight-Six FOTO: Aston Martin Aston Martin DBX Straight-Six

Bajo el capó del DBX Straight-Six se encuentra un motor de gasolina turboalimentado de 3,0 litros hibridado, que desarrolla una potencia máxima de 435 caballos y un par motor de 520 Newton-metros. Si estas cifras os suenan es porque son idénticas a las de la familia de modelos Mercedes-AMG 53. En el DBX, la potencia llega a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios automática de nueve velocidades -también procedente de los alemanes- y un sistema de tracción total.

El fabricante británico afirma que el DBX Straight-Six acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y alcanza una velocidad máxima de 259 km/h. En comparación con el modelo con motor V8, la versión de seis cilindros del SUV es 0,9 segundos más lenta en el sprint y 32 kph más lenta en la velocidad máxima. La división china de Aston Martin indica un consumo medio de 10,5 litros a los 100 kilómetros, aunque, curiosamente, se mide según el ciclo europeo WLTP, que es diferente del régimen chino.

Aston Martin DBX Straight-Six
Aston Martin DBX Straight-Six FOTO: Aston Martin Aston Martin DBX Straight-Six

Otras mejoras mecánicas incluyen un diferencial trasero de deslizamiento limitado de origen Mercedes-AMG, barras estabilizadoras controladas electrónicamente, suspensión neumática adaptativa y un eje de transmisión de fibra de carbono. Las pinzas de seis pistones delanteras y las de un pistón traseras se encargan de la potencia de frenado y se esconden tras unas enormes ruedas de entre 21 y 23 pulgadas. Si vives en China, ya puedes hacer un pedido del DBX Straight-Six a un precio inicial de 1,898 millones de yuanes chinos o unos 264.400 euros al cambio actual.