Está en Marbella y es la casa más cara de Andalucía

Un impresionante chalet de casi 2.000 metros cuadrados ubicado en Sierra Blanca ha salido a la venta por 17 millones de euros.

Panorámica de la espectacular vivienda.
Panorámica de la espectacular vivienda. FOTO: idealista

Sierra Blanca pasa por ser una de las urbanizaciones más lujosas de Marbella, uno de los referentes absolutos del lujo exclusivo en España. Se trata de un conjunto de 250 casas, situadas a 300 metros sobre el nivel del mar, con unas estupendas vistas al Mediterráneo y a unos pocos kilómetros del centro de la capital de la Costa del Sol. Allí, una parcela media ronda los 2.000 metros cuadrados y las calles, con amplias aceras y hermosa vegetación, llevan el nombre de grandes músicos y compositores como Mozart, Bach y Chopin.

En Sierra Blanca las mansiones impresionantes están a la orden del día, con un precio medio de 6 millones de euros, pero pocas, o mejor dicho, ninguna, como la que está a la venta por la nada despreciable cantidad de 17 millones de euros, el más alto precio de todas las viviendas andaluzas registradas en portales inmobiliarios.

La espectacular residencia está construida sobre una parcela de más de 2.000 metros cuadrados y cuenta con 7 dormitorios y 10 baños, un precioso jardín y una impresionante piscina de 300 m², con borde infinito y vistas a la sierra marbellí. En el resto de los exteriores, 160 metros cuadrados de terrazas, porches y balcones.

La mansión consta de planta sótano con zona de spa y una piscina climatizada de 48 m² , baño, cuartos de instalaciones, zona de aparcamiento y zona de descanso; planta baja con zona de salón, cocina y dos dormitorios y planta alta con tres dormitorios y planta solárium, también impresionantes vistas al mar y a la montaña desde sus amplias terrazas en todas las plantas.

Para guardar los automóviles de dueños e invitados, existe un aparcamiento interior dentro del sótano con espacio para 5 coches, mientras que otros 3 se pueden aparcar delante de la casa principal. Los materiales, en su mayoría piedra y mármol, mantienen la propiedad fresca en verano y cálida en invierno con una mezcla de materiales de alta gama. Todo para una villa «que, en sí misma, es la manifestación histórica del Mediterráneo».