Ferrari establece su récord de ventas en 2021

El Cavallino Rampante también ha visto aumentar sus beneficios en un 37%, hasta un total de 833 millones de euros.

Ferrari
Ferrari FOTO: Ferrari

El récord estaba en el aire y ahora es oficial: Ferrari cerró 2021 con 11.155 coches vendidos, un aumento del 22% respecto a 2020 (un annus horribilis para el mundo del automóvil y más allá) y del 9,18% respecto a 2019, cuando Maranello superó por primera vez los 10.000 rojos entregados con 10.131 matriculaciones.

También ha sido un año destacado en el aspecto financiero: el beneficio neto fue de 833 millones de euros, un 37% más que en 2020, con unos ingresos netos de 4.270 millones de euros, también superiores a los de 2020 (+23,4%) y un 13,4% más si tenemos en cuenta 2019.

Modelo ganador

Ferrari
Ferrari FOTO: Ferrari

El director general de Ferrari, Benedetto Vigna, se ha mostrado claramente satisfecho en un comunicado: “Los resultados financieros récord de 2021 demuestran una vez más la solidez de nuestro modelo de negocio. Hemos gestionado cuidadosamente una impresionante cartera de pedidos, en línea con nuestra estrategia de perseguir un crecimiento controlado y preservar la exclusividad de la marca”.

Un crecimiento que en 2021 ha visto importantes novedades llegadas desde Maranello, desde el 296 GTB -el coupé que devolvía el motor V6 bajo un Cavallino, acompañado esta vez de un sistema híbrido enchufable para un total de 830 CV- hasta el SP3 Daytona, el nuevo Icono Ferrari que sigue el espíritu de los SP1 y SP2 Monza.

2021 fue también el año del Ferrari 812 Competizione, el térmico más potente de la historia de la escudería, con su V12 atmosférico de 830 CV. Se trata de innovaciones que, por un lado, siguen la tradición y, por otro, evolucionan los motores Ferrari bajo la bandera de la electrificación. Esperando las 2 grandes revoluciones.

2022: el año del FUV

Ferrari
Ferrari FOTO: Ferrari

Este será el año del debut del Ferrari Purosangue, el primer SUV (o mejor dicho, FUV) con el Cavallino Rampante en el capó. Un modelo estratégico para la compañía, avistado en varias ocasiones durante las pruebas en carretera y, que entrará oficialmente en producción en 2022 con probable presentación en septiembre y con (aún aquí estamos en el terreno de las hipótesis) el mismo tren motriz del Ferrari 296 GTB.

La entrada en un segmento tan prolífico como el de los SUV, aunque sea con un producto en la cima por la exclusividad, ya debería ser suficiente para generar un nuevo aumento de los volúmenes, aunque a todos los efectos la empresa espera empezar a entregarlo en 2023.

Por otro lado, según las estimaciones, los ingresos del Cavallino en 2022 serán de unos 4.800 millones de euros, frente a los 4.300 millones de 2021, con un EBITDA ajustado de entre 1.650 y 1.700 millones de euros, frente a los 1.530 millones de 2021.

Un crecimiento constante que no conoce crisis, con los hombres de Maranello ocupados también en dar forma y sustancia al primer Ferrari eléctrico de la historia. Con ello, se fija la fecha de 2025, a tiempo de iniciar el sprint final hacia el objetivo de neutralidad en carbono que, como reiteró la empresa al presentar su último informe de sostenibilidad, está previsto para 2030.