Una nueva subasta de obras NFT ofrece… ¡hasta una catedral en Marte!

El evento se celebrará en París, de manera presencial, aunque también se ha creado un escenario virtual para pujar en el metaverso.

Obra de Hokusai, pintor del que se subastarán varias obras
Obra de Hokusai, pintor del que se subastarán varias obras FOTO: Aguttes

Los NFT están irrumpiendo de manera aplastante en nuestro día a día. En estas líneas ya hemos contado que hace unos meses se vendió la “imagen” de un barco por 500.000 dólares o que Internet se preparaba para abrir el primer restaurante de la historia del metaverso.

En este nuevo universo virtual ya hemos visto a celebridades como Paris Hilton o Eminem, que incluso han ofrecido conciertos y construido réplicas de sus mansiones en la vida real. El mundo de las subastas también se ha apuntado a esta nueva moda. La casa Aguttes celebrará en París un evento híbrido: de manera presencial y también en un escenario que se ha creado específicamente para el metaverso.

Recreación de una catedral en Marte
Recreación de una catedral en Marte FOTO: Aguttes

“Es la primera subasta de este tipo en el mundo. El público podrá seguirla a través del metaverso, con o sin cascos de realidad virtual””, ha declarado a AFP Maximilien Aguttes, responsable de desarrollo de la casa. Entre los “objetos” que van a subastarse encontramos uno que puede sonar a broma, pero que, de verdad, no lo es: una catedral en Marte.

Sí, un equipo de desarrollo ha creado un modelo virtual en 3D que recrea cómo quedaría una catedral en el planeta rojo. Y con todo lujo de detalles. Lo que se recaude con ella, se restaurará la capilla del Santo Sepulcro de Jerusalén, tal y como informan desde la casa de subastas.

Recreación de una catedral en Marte
Recreación de una catedral en Marte FOTO: Aguttes

Además de este curioso producto, la oferta incluye medio centenar de obras digitales visuales (pinturas, videos, fotos, moda, diseño) y sonoras de una veintena de artistas contemporáneos emergentes internacionales, así como del maestro japonés Hokusai. Aguttes fue la empresa que vendió, también en NFT, el primer SMS de la historia en diciembre.