Broken Diamond House: Así es “vivir en un diamante”

El arquitecto cubano Jorge Luis Veliz ha presentado el proyecto de una cabaña que, de materializarse, se convertirá en una de las más codiciadas.

Broken Diamond House
Broken Diamond House FOTO: MxM

Cuando parece que la arquitectura no puede darnos más sorpresas, nos damos de bruces con otra. La imaginación de los diseñadores y la evolución en el sector de la construcción traen de la mano edificios, viviendas o grandes mansiones a cada cual más peculiar y espectacular.

La última en llamar nuestra atención ha sido una cabaña, pero no una cualquiera. El arquitecto cubano Jorge Luis Veliz ha presentado el prototipo de una que imita la forma de un diamante. Este refugio está pensado para ser construido en selvas o bosques donde se pueda disfrutar del entorno y de una privacidad única.

Broken Diamond House
Broken Diamond House FOTO: MxM

Broken Diamond House -así la ha bautizado- nace de la fragmentación de una forma pura hasta llegar a un módulo formal con el que se juega a la generación de espacios interiores que se conectan por dobles y triples puntales o las grandes fachadas de vidrio que se abren por ventanas molduradas”, explica Veliz.

Broken Diamond House
Broken Diamond House FOTO: MxM

Para su construcción se necesita una parcela de 1.230 metros cuadrados, mientras que la cabaña en sí abarcaría unos 533. Entre los materiales que predominarán destacan la piedra y la madera, mientras que los grandes ventanales aportan una gran luminosidad. El refugio se divide en cuatro plantas (de tres metros de altura cada una) comunicadas entre sí mediante unas elegantes escaleras de caracol. El proyecto en sí está pensado para construirse a orillas de un lago, por lo que se incluye la instalación de una plataforma en la que colocar un jacuzzi o una zona de descanso donde disfrutar del sol.

Broken Diamond House
Broken Diamond House FOTO: MxM

En estos instantes, estamos ante una idea, aunque todo parece indicar que se materializará en los próximos meses. Por ello, todavía no ha trascendido el posible precio de la cabaña. Que no nos extrañe que llegue a los seis ceros.