Alojarse en un palacio de más de 300 años en Zaragoza ya es posible

“La Lozana”, situada en el pequeño pueblo de Used, es una casa señorial del siglo XVII completamente rehabilitada para dar vida a un hotel de lujo con 15 habitaciones.

Patio de La Lozana, en Zaragoza.
Patio de La Lozana, en Zaragoza. FOTO: La Lozana

Con más de 300 años de historia, la casa Herrero-Catalina, más conocida como “La Lozana”, ha abierto sus puertas como hotel de lujo en el corazón de Used, un pueblo de menos de 300 habitantes situado en el campo de Daroca en Zaragoza. Un alojamiento con encanto que ofrece la posibilidad de pasar unos días en un entorno idílico y natural en el que perderse.

La fachada del palacio de la Infanzonía es un espectáculo. Una muestra de la arquitectura barroca tardía, con influencias italianizantes, construida con sillares de piedra clara y adornada por ventanas enrejadas y balcones. Y, tras ocho años de reformas, los curiosos ya pueden pasar de esa primera imagen y atravesar sus puertas hacia un interior con todas las comodidades actuales, pero manteniendo la esencia que te transporta a otra época.

Fachada palacio de la Infanzonía
Fachada palacio de la Infanzonía FOTO: La Loza

Esta singular vivienda tiene una extensión de 1400 metros cuadrados, con 15 habitaciones, entre las que destacan una suite, dos júnior suites y una habitación para personas con movilidad reducida. A estas se unen los espacios comunes: un patio para eventos, espacios polivalentes para charlas y conferencias, un hammán con sauna de vapor y un exclusivo “flotarium”, una piscina de diferentes sales en la que los huéspedes podrán disfrutar de un chapuzón en el que experimentarán una natación diferente en un agua que no les permitirá hundirse.

En total, una modernización de los espacios en la que se han invertido más de 2,4 millones de euros, un presupuesto cofinanciado por el Ministerio de Hacienda, mediante fondos FEDER, y el Gobierno de Aragón, que esperan que se regenere el tejido comercial de la zona y el turismo repercuta positivamente en el entorno.

Comedor del palacio.
Comedor del palacio. FOTO: La Lozana

Los dueños del complejo rural han aprovechado la aislada localización para brindar una experiencia de lujo en un entorno natural, sacando partido a los paisajes singulares, los pueblos medievales de Zaragoza y los lugares sorprendentes que rodean la zona. Dentro de los puntos imprescindibles de interés turístico para visitar está la ciudad de Daroca, el Monasterio de Piedra, la ruta de Pueblos Abandonados o Calatayud, entre otros.

Esta casa señorial también cuenta con el aliciente de la proximidad de las lagunas de Zaida y Gallocanta. Esta última presenta el segundo humedal más importante de España y es un lugar de encuentro internacional para el sector de la ornitología, con más de 370 especies distintas de aves, que pueden observarse en sus rutas migratorias hacia África y el norte de Europa.

Y, por supuesto, está el encanto de dormir una noche en un palacio en medio de la naturaleza, desconectado de la ciudad, una experiencia de lujo por sí misma.