Lo última moda en vacaciones de lujo: una mansión flotante en Florida

Más de 830 metros cuadrados de yate repartidos en amplios camarotes, con ventanales que ofrecen una luminosidad inigualable, y zonas exteriores para disfrutar del mar como nunca antes.

Exterior de la casa-yate sobre los cuatro pilares añadidos a la estructura para estabilizarla.
Exterior de la casa-yate sobre los cuatro pilares añadidos a la estructura para estabilizarla. FOTO: Nightfall Group

Una nueva experiencia vacacional para cubrir las necesidades y deseos de los clientes más exigentes es lo que ofrece el grupo Nigthfall con cada uno de sus alquileres. Dentro de sus exclusivos alojamientos, buscan sorprender a los huéspedes más extravagantes con opciones únicas como una mansión acuática en Florida.

Esta villa flotante de 12 millones de dólares es lo último dentro de los alojamientos VIP. Una casa-yate privada hecha de acero inoxidable en su totalidad que se ha convertido en la primera mansión autónoma de alquiler con estas características. Este alojamiento, además, es bastante sostenible, ya que gran parte de su energía proviene de los 72 paneles solares ubicados en la parte superior del barco.

Salón, comedor y cocina abierta de la cubierta principal del yate.
Salón, comedor y cocina abierta de la cubierta principal del yate. FOTO: Nightfall Group

No podemos decir que este sea un yate convencional, ya que son 836 metros cuadrados divididos en dos plantas interiores, una azotea y varios espacios exteriores de recreo. Por lo que, con estas medidas ya deberíamos categorizarlo dentro del término megayate. Esta colosal embarcación puede navegar, aunque actualmente está atracada en Florida gracias a cuatro patas hidráulicas de cinco metros y medio de altura que permiten que el yate se mantenga firme en el agua.

La cubierta principal cuenta con un inmenso salón vestido con paredes panorámicas de cristal que iluminan toda la estancia, una sala de estar y un comedor con capacidad para hasta 12 invitados. Estos espacios se acoplan elegantemente a una cocina abierta completamente equipada y a una terraza al aire libre. En este primer piso también hay un hueco para incluir algunas zonas privadas: tres majestuosos camarotes con cama kingsize, tres baños completos, una despensa y una lavandería.

Uno de los camarotes de la villa flotante de Florida.
Uno de los camarotes de la villa flotante de Florida. FOTO: Nightfall Group

Al bajar a la cubierta inferior, el invitado encontrará una sala de cine y recreación de unos 75 metros cuadrados, en la que se incluye una televisión de pantalla plana de grandes dimensiones y una mesa de ping pong, entre otras comodidades. A esta cubierta se añaden dos camarotes más, también con camas extragrandes, así como sus respectivos baños de diseño.

Sin embargo, lo más llamativo de esta casa-yate es el exterior, en la azotea hay un enorme espacio de unos 225 metros cuadrados con una relajante vista 360º del paisaje, que puede observarse desde otra salita de estar o desde la comodidad de la bañera de hidromasaje.

Unas vistas panorámicas al alcance de muy pocas viviendas sobre tierra y unos espacios amplios y confortables inimaginables en la mayoría de embarcaciones.

Una de las terrazas de la mansión-yate.
Una de las terrazas de la mansión-yate. FOTO: Nightfall Group