El futuro de los yates de lujo ya tiene nombre: Zion

Los diseñadores del proyecto han ideado un exclusivo buque con un helipuerto, una piscina infinita, una cúpula gigante de cristal y suites con vistas al mar.

Prototipo del superyate ideado por Bhushan Powar Design.
Prototipo del superyate ideado por Bhushan Powar Design. FOTO: Bhushan Powar Design

La naturaleza siempre ha sido un elemento de inspiración a la hora de crear diseños en cualquier campo. En la actualidad, la sostenibilidad y la innovación son dos conceptos que cada vez más van de la mano en el terreno de la movilidad para crear prototipos ecológicos que ofrezcan los mejores resultados del mercado.

En esta línea, la empresa india Bhushan Powar Design ha decidido definir su próximo superyate tomando como referencia para su fabricación el fenómeno de los agujeros negros. Su idea ha sido crear un transporte de lujo que atraiga a los compradores por su elegancia, pero también por todos los misterios que entraña su interior.

Popa del yate de lujo Zion.
Popa del yate de lujo Zion. FOTO: Bhushan Powar Design

Nombrado como Zion, el yate de 110 metros de eslora integra la belleza, el lujo y la funcionalidad para ofrecer una experiencia inmersiva en la que el mar es el protagonista. Un yate que puede acomodar hasta a 20 invitados en sus 10 habitaciones de lujo y una suite principal “sky lounge”, a la que se suma la posibilidad de llevar hasta 20 personas más como tripulación.

La embarcación fascina por su impresionante cúpula de vidrio, un espacio que resalta ya en el exterior del barco, pero que al pasar al interior deslumbra a los pasajeros al brindar la posibilidad de disfrutar de una visión panorámica del mar sin necesidad de salir a las terrazas.

Prototipo del yate Zion
Prototipo del yate Zion FOTO: Bhushan Powar Design

Es evidente que la cúpula de este transporte es una maravilla, sin embargo no es el único elemento de lujo y diseño del superyate. Los clientes podrán disfrutar de un ascensor de cristal para conectar las diferentes áreas de las dos cubiertas y, del mismo material, se ha pensado construir una piscina infinita cuyo fondo estará integrado con el fondo marino gracias a su transparencia.

A estas instalaciones se unen un helipuerto privado, varios garajes auxiliares para motos y lanchas acuáticas, un gimnasio y un jardín abierto. Una pequeña-gran vivienda móvil que, gracias a sus características, recuerda más a un hotel o un complejo vacacional que a un yate unifamilar.

Por todo ello, es más que evidente que este vehículo no estará pensado para todos los bolsillos. Si esta embarcación pasa a ser una realidad más allá de los planos y renderizados, algo que está todavía por determinar, se estima que su precio rondará entre los 500 y 600 millones de euros.