Lotus Evija Fittipaldi, 8 hipercoches eléctricos para la leyenda

Los únicos ocho Lotus Evija especiales dedicados a Emerson Fittipaldi ya se han vendido.

Una edición especial del hipercoche como homenaje.
Una edición especial del hipercoche como homenaje. FOTO: Lotus

Lotus lleva tiempo apostando por convertirse en una de las marcas líderes en el futuro eléctrico. Esto no significa, sin embargo, que la empresa haya olvidado su historia. Prueba de ello es el Evija Fittipaldi, una edición especial del hipercoche a pilas que celebra los logros del legendario piloto campeón del mundo de Fórmula 1 en 1972, Emerson Fittipaldi.

Homenaje detallado a la historia

Las referencias al Type 72, el monoplaza que permitió a Fittipaldi ganar el campeonato de constructores hace 50 años, empiezan por la carrocería, con una librea especial en negro y dorado. La silueta de la Fórmula 1 aparece en los paneles de fibra de carbono, mientras que el número 8 de Fittipaldi es claramente visible en el pilar B. El alerón trasero, por su parte, presenta pegatinas que rinden homenaje a la victoria del campeonato de la época.

En el interior se encuentra el mismo esquema de colores que en la carrocería, así como numerosos homenajes al conductor. Y otro gran detalles se exhibe en el salpicadero, donde descubrimos la firma Fittipaldi cosida a mano.

Interior del Lotus Evija Fittipaldi.
Interior del Lotus Evija Fittipaldi. FOTO: Lotus

Un monstruo de 1,5 MW

La versión especial no presentaba cambios en la cadena cinemática. El Lotus sigue siendo impulsado por cuatro motores eléctricos (alimentados por una batería de 70 kWh montada detrás de los asientos) para un total de 2.039 CV y 1.704 Nm de par motor, lo que permite un sprint de 0 a 100 km/h de menos de 3 segundos y un 0 a 300 km/h cubierto en menos de 9 segundos. Eso sí, en este modelo se ha utilizado el aluminio del Tipo 72 en el interruptor del selector en el túnel central.

La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 350 km/h, mientras que la autonomía en el ciclo WLTP es de unos 402 km. Los ocho ejemplares de Fittipaldi también prometen un notable rendimiento en pista, ya que el Lotus puede conducirse a plena potencia en modo Track Durante al menos 7 minutos sin perder prestaciones.

Uno de los aspectos que hacen de esta edición una colección más exclusiva es que el Evija es de los pocos coches eléctricos que pueden recargarse hasta 800 kW (aunque los puntos de recarga con esta potencia son muy poco comunes) para pasar de 0 a 80 por ciento en sólo 12 minutos.

El alerón trasero rinde homenaje a la victoria del campeonato.
El alerón trasero rinde homenaje a la victoria del campeonato. FOTO: Lotus

La primera persona que tuvo en sus manos el Evija Fittipaldi fue Jenson Button, campeón del mundo de Fórmula 1 en 2009. Tras esto, se pusieron a la venta ocho únicas unidades de este modelo, que han sido vendidos antes, incluso, de ser fabricados. El precio sigue siendo un enigma, pero es probable que los afortunados propietarios hayan tenido que desembolsar mucho más que los aproximadamente 2 millones de euros necesarios para el modelo “básico”.