Sin miel no hay paraíso: las marcas de automóviles de lujo que apuestan por las abejas

Firmas tan prestigiosas como Lamborghini, Bentley, Porsche o Rolls-Royce poseen cientos de colmenas.

Miel producida en la factoría de Rolls-Royce.
Miel producida en la factoría de Rolls-Royce. FOTO: Rolls-Royce

De todos es sabido lo saludable que es la miel natural para el cuerpo humano. Ahora que los días son más cortos, el frío empieza a llegar y las lluvias hacen acto de presencia, millones de personas en todo el mundo previenen, o combaten, catarros con ese néctar exquisito que elaboran las abejas. También es conocida la imprescindible relevancia de esos pequeños animales en la conservación del mejor de los ecosistemas posibles.

Y lo sabe todo el mundo, incluso algunas importantísimas empresas del sector automovilístico, tan alejado, en principio, al de la apicultura en general. Pues resulta que varias de las más prestigiosas, no ni una ni dos, sino hasta cuatro de ellas, hacen sus pinitos en ese apasionante mundo de las abejas, sus colmenas y la miel y todos los productos derivados de ella que producen sin cesar.

Empecemos con Lamborghini que, desde 2016, posee un inmenso colmenar en su Lamborghini Park para, más o menos, 60.000 abejas. La producción de miel no es elevadísima, en torno a 430 kilos al año, y tampoco se puede comprar, sino que va directamente a los hogares de los propios trabajadores de la firme italiana como uno de los regalos más deseados en fechas navideñas.

También lo utiliza como un obsequio señalado, en este caso para algún cliente especial o un visitante destacado a la fábrica, la marca Bentley. En las afueras de Crewe, en la comarca inglesa de Cheshire, desarrolla Bentley sus espectaculares automóviles y es allí donde unas 120.000 abejas de la especie Apis Mellifera, en serio peligro de extinción en el Reino Unido, fabrican su miel.

Porsche lanzó hace unas temporadas su producto Turbienchen, el néctar que se obtenía gracias al incansable trabajo de los 1,5 millones de abejas que poseía en su inmenso colmenar. Se vendieron todas las reservas de Turbienchen en tan poco tiempo que la marca alemana decidió doblar la extensión disponible para poder satisfacer la demanda inicial. En la actualidad, Porsche obtiene algo más de 1.000 kilos de miel cada año.

Por último, está el caso de Rolls-Royce que, en su sede de Goodwood, West Sussex, también en Inglaterra, cuenta con un colmenar con seis colonias con alrededor de 300.000 abejas melíferas inglesas. Como curiosidad, es el propio director de comunicaciones globales de la prestigiosa firma automovilística, Richard Carter, el que, en compañía del apicultor Jason Hampton, cuida de las abejas.