Un lavado de cara a la muralla cristiana

En 2020 se iniciarán trabajos de renovación de esta edificación del siglo XII en el tramo que se encuentra en la calle Almendro

22/11/2019 Madrid. Restos de la muralla cristiana en la calle Almendro, que pronto se restaurarán.
Cristina Bejarano.
22/11/2019 Madrid. Restos de la muralla cristiana en la calle Almendro, que pronto se restaurarán. Cristina Bejarano.Cristina BejaranoLa Razón

Son pocos, pero aún quedan restos de la muralla cristiana en Madrid. Un recinto amurallado con el que la Corona de Castilla quiso congregar y proteger, entre los siglos XI y XII, a los nuevos barrios que surgían tras la Reconquista. Las calles de Don Pedro, la Escalinata, los Mancebos, Mesón de Paños y Cava Baja, así como la plaza de Isabel II y el aparcamiento subterráneo de la plaza de Oriente, son algunos de los puntos de la capital donde aún pueden encontrarse vestigios. Pero uno de los más visibles se encuentra en los números 15 al 17 de la calle Almendro: un enorme lienzo de mampostería de sílex y caliza y una longitud de 34,80 metros. Situado al fondo de un solar, es visible desde la calle a través de una verja. Ahora, y con la intención de poner en valor este entorno histórico, el Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha una obra para restaurar la cerrajería y el murete de cerramiento de parcelas y la eliminación de grafitis en las medianerías, entre otros trabajos.

Según confirman a LA RAZÓN desde el área de Cultura, Turismo y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, se trata de una obra que se iniciará en enero de 2020 con un plazo de ejecución de cuatro meses. En lo que respecta a la restauración del muro de cerramiento, de ladrillo y granito, se renovarán las juntas y se le someterá a una limpieza general. En cuanto a la cerrajería de cerramiento, se reparará la puerta con la sustitución de piezas oxidadas y se recolocarán y reordenarán las puntas de lanza. Por último, las obras que se realizarán en el muro medianero incluyen el retejado del tejadillo existente y la renovación y reparación de rejuntados de fábrica de mampostería de cimentación. Además, se ejecutará una pintura mural que reproducirá la «Vista de Madrid» (1502), de Anton van den Wyngaerde, con una gama de ocres y marrones «que ayuden a su integración en el entorno».

Protegida hace tres años

En los últimos años, este tramo de la muralla cristiana ha sido objeto de diversas actuaciones con vistas a su protección. En 2016 se realizaron una serie de mediciones muy precisas para obtener un modelo digital tridimensional de la edificación. También se llevaron a cabo ocho catas y dos sondeos arqueológicos junto a su base. Se retiraron restos de antiguas demoliciones de las viviendas que se encontraban adosadas a la muralla y se eliminó la vegetación que había crecido de forma espontánea por los alrededores. Por último, se procedió a la supresión de ladrillos y mampostería que presentaban un mal estado.
No fue hasta la década de los setenta del siglo pasado cuando este tramo de la construcción quedó libre de edificaciones, de forma que, hasta el día de hoy, se puede apreciar como fondo de las parcelas de la calle Almendro.
  • La muralla original protegía un recinto de 33 hectáreas y tenía una longitud aproximada de 2.200 metros.
  • Se cree que esta edificación estaba rodeada de un foso exterior. Además, se estima que podía contar con entre 130 y 140 torres, una situada cada 10 o 15 metros.