El kilómetro de la calle Alcalá que «rejuvenecerá» en 10 meses

El Ayuntamiento destinará casi tres millones de euros en la mejora del tramo de Ciudad Lineal: nueva pavimentación, pasos de peatones, reordenación de aparcamientos...

Hasta 11 kilómetros transcurren a lo largo de la madrileña calle Alcalá. Desde su nacimiento en el kilómetro cero de la Puerta del Sol hasta Ciudad Lineal, se trata de la tercera en España en extensión, albergando entre 500 y 600 portales. Sin embargo, es en este último distrito –de un total de cinco que atraviesa– donde se revelan sus principales deficiencias: pavimentos defectuosos, mala accesibilidad, pocos pasos de peatones... Así, el Área de Obras y Equipamientos, con Paloma García Romero al frente, destinará 2,9 millones de euros a la remodelación del tramo comprendido entre el cruce con la avenida Daroca y el cruce con la Argentina.

Se trata así de un trecho de un kilómetro de longitud y cuyas obras cuentan con un plazo de ejecución previsto de diez meses. En resumen, el grueso de los trabajos se centrará en la pavimentación tanto de las aceras como de las calzadas, unificando materiales y acabados de manera que se configure «un espacio urbano continuo en la calle Alcalá», aseguran desde Obras y Equipamientos.

Del mismo modo, se potenciarán los itinerarios peatonales que cruzan esta emblemática calle, introduciendo nuevos pasos de peatones. Además, se reordenarán los aparcamientos y se redistribuirá el mobiliario, ubicándolo en los lugares adecuados para evitar «que se sitúen en puntos poco atractivos o que supongan un obstáculo a la accesibilidad».

Antes de que acabe el año, el Ayuntamiento procederá a la renovación de infraestructuras, que se encuentran alojadas en varias galería de servicios, lo cual permitirá, a su juicio, un «mejor mantenimiento» no solo de dichas infraestructuras, sino también de los pavimentos en superficie, que no «tendrán que ser levantados cada vez que se produce alguna avería» en la calle.

Así, las actuaciones de Obras y Equipamientos incluirán, principalmente, levantados y demoliciones, obras de fábrica y hormigón, pavimentación, drenaje y alcantarillado, alumbrado público, ajardinamiento y red de riego, mobiliario urbano, señalización viaria y afecciones a instalaciones de servicios no municipales.

Hay que recordar que las quejas por el mal estado de las aceras y calzadas en Madrid había aumentado el pasado mes de marzo más de 100%, según reflejaba la Memoria de Sugerencias y Reclamaciones del Ayuntamiento de Madrid. Precisamente, distritos como Ciudad Lineal o Usera eran los más perjudicados. Los siempre peligrosos y cada vez más frecuentes tropezones llevaron a muchas asociaciones vecinales a movilizarse para reclamar mejoras. Sin embargo, el entonces delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, echaba la culpa a la «herencia recibida» por parte de la anterior administración del Partido Popular. «Estamos recogiendo el mal estado de conservación de las calles que hemos heredado de esos años donde el PP no invirtió absolutamente nada», afirmó.

Precisamente, un vistazo a los presupuestos participativos de enero revela la inquietud de los vecinos de Ciudad Lineal al respecto. Uno de los proyectos, presupuestado en 875.000 euros, pedía el arreglo de las aceras a la altura de Quintana, pues las losas empezaban a tambalearse provocando caídas, sobre todo de personas mayores. Un problema que llevaba así «bastantes años». Otra de las peticiones clamaba por poner fin al aparcamiento de coches sobre las aceras, lo que impedía el tránsito de los peatones y dificultaba la visibilidad en los cruces para el resto de conductores.

La presente actuación, aseguran desde el Consistorio, entra dentro de la «mejora y adecuación de la pavimentación» de diversos puntos de la capital. De esa forma, se quiere «ofrecer a los ciudadanos las mejores condiciones posibles para el desarrollo de sus actuaciones cotidianas». Y para ello, el objetivo es «una estructuración del espacio público que incida positivamente en el fomento de la actividad empresarial, comercial y terciaria de los barrios». Sin olvidar la «eliminación de barreras arquitectónicas» y el aumento «de la sostenibilidad ambiental, social y económica del entorno». Todo ello «optimizando el empleo de los recursos económicos disponibles».

Nueva «operación asfalto»

Durante la campaña electoral, el entonces candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, anunció un plan de asfaltado que contemplaba la actuación en 3.000 calles, unos 17 millones de m2 y una inversión de alrededor de 53 millones de euros. Y así está contemplado en los presupuestos de 2020, aprobados recientemente en el Pleno del Ayuntamiento.