Detenidos en Vicálvaro y con sangre en las manos los delincuentes que dejaron grave a un hombre en el asalto a su vivienda

La Policía les cogió a los 20 minutos en la otra punta de Madrid. La víctima permanece ingresada en el 12 de octubre

Dos personas asaltaron un chalé de Villaviciosa de Odón y propinaron una paliza al dueño de la casa
Dos personas asaltaron un chalé de Villaviciosa de Odón y propinaron una paliza al dueño de la casaEmergencias 112

Ocurrió hacia las 13.00 horas de hoy. Al menos dos personas asaltaron un chalé de Villaviciosa de Odón y propinaron una paliza al dueño de la casa, que se encontraba dentro de la vivienda en el momento del robo. Los asaltantes lograron llevarse una caja fuerte y el dueño, un hombre de 48 años, trató de impedirlo enfrentándose a ellos. Éstos no dudaron el golpearle fuertemente la cabeza con un objeto romo y le apuñalaron en el pecho.

Cogió la matrícula

Aunque salieron corriendo de la vivienda, la víctima salió tras ellos y él o un vecino logró quedarse con la placa del vehículo en el que huyeron: era un Volkswagen Golf SS9429BF. Además, llamaron al 112 para dar la alerta y enseguida se presentó en el lugar una UVI del servicio de Emergencias de la Comunidad de Madrid. Los sanitarios del Summa le trasladaron al 12 de Octubre, donde ingresó grave. Aunque sobre todo sangraba por la cabeza, la herida más grave fue la del pecho porque le provocó un hemoneumotorax, según fuentes sanitarias. Además, la víctima o quién le socorrió dieron los datos del coche y los asaltantes a la Guardia Civil, que se hizo cargo de la investigación del caso.

Huida a Vicálvaro

Mientras la víctima era atendida, los agresores huyeron hacia Madrid capital pero como la matrícula había sido difundida a Policía Nacional y Guardia Civil apenas tardaron un par de horas en dar con ellos. Fue una patrulla de la Policía Nacional que les identificó a eso de las 13.30 horas en la calle Calahorra, 58 de Vicálvaro, bien lejos del lugar donde habían actuado. Se trata de Miguel Ángel Rincón L., nacido en el 62 y Félix Caballero R., del 58. Aún tenían las manos ensangrentadas, según fuentes policiales. En el interior del vehículo también había restos de sangre, bridas, un arma de fuego (posiblemente de fogueo), un cartucho de ese arma y una caja fuerte cerrada. Los investigadores no descartan que planearan maniatarle con bridas pero el propietario les hizo frente.