Detenidos en Barajas los cabecillas de una banda que clonaba tarjetas mediante “skimming”

Robaban información de tarjetas bancarias mediante la instalación de dispositivos electrónicos en cajeros automáticos

Los arrestados portaban 30 tarjetas con banda magnética, anotaciones con medidas de cajeros automáticos y numeraciones bancarias
Los arrestados portaban 30 tarjetas con banda magnética, anotaciones con medidas de cajeros automáticos y numeraciones bancariasPOLICÍA NACIONAL

“Skimming” es el método utilizado para robar información de tarjetas bancarias mediante la instalación de dispositivos electrónicos en los cajeros automáticos. Agentes de la Policía Nacional han detenido en el Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas, a los cabecillas de una organización internacional dedicada a clonar tarjetas bancarias mediante esta modalidad.

Los arrestados, dos ciudadanos rumanos que se disponían a coger un avión de regreso a su país, portaban 30 tarjetas con banda magnética, anotaciones con medidas de cajeros automáticos y numeraciones bancarias, entre otros efectos, según ha informado la Policía Nacional.

La investigación ha contado con la colaboración de las policías de Colombia, Venezuela, República Dominicana y Rumanía, localizando esta última un laboratorio de clonación de tarjetas en el domicilio de uno de los investigados.

La investigación se inició en mayo de 2019 cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal dedicada a la clonación de tarjetas y la comisión de estafas que operaba en diversos países, entre ellos España. A partir de ese momento, se inició una investigación conjunta con la Policía Judicial de Craiova (Rumanía).

Los agentes tuvieron conocimiento de que en el mes de septiembre viajarían a España los dos presuntos cabecillas de la organización con el objetivo de instalar dispositivos de lectura en cajeros automáticos. Una vez obtenidos los datos de las tarjetas insertadas en dichos cajeros abandonarían el país con la información necesaria para clonar las tarjetas y extraer el dinero.

Cuando llegaron a España, los agentes observaron que contaban con una red de contactos en la costa de Barcelona así como en la zona levantina (Valencia y Alicante), y detectaron que habían adquirido un billete de avión con destino a Medellín (Colombia). Gracias a la cooperación policial internacional, la Policía colombiana advirtió que habían hecho uso de las tarjetas que portaban para extraer dinero en numerosos cajeros automáticos. De allí se desplazaron a Caracas (Venezuela), donde repitieron la misma operación, y finalmente viajaron a Santo Domingo (República Dominicana) desde donde regresarían nuevamente a España.

A su regreso a España, los investigados fueron arrestados en el Aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas cuando se disponían a coger un vuelo de regreso a Rumanía. En el momento de la detención, los agentes les intervinieron 30 tarjetas con banda magnética –algunas de ellas con información de terceras personas y otras con la información borrada, listas para grabar datos en su interior-. Además, les incautaron un cuaderno con anotaciones manuscritas de información bancaria y medidas de cajeros automáticos, un documento falsificado a nombre de uno de los detenidos y dinero en efectivo en moneda extranjera.

De forma simultánea, policías de Craiova (Rumanía) realizaron los registros de sus domicilios, localizando en uno de ellos un laboratorio de clonación de tarjetas. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones de otros miembros de la organización, tanto en Rumanía como en España.