El nuevo parking de Menéndez Pelayo tendría más de mil plazas

1.140 residentes y trabajadores de Ibiza y Niño Jesús comprarían plaza, pero se necesitarían 1.822 para cubrir el déficit de aparcamientos

La calle de Menéndez Pelayo contaría con un nuevo parking subterráneo mixto
La calle de Menéndez Pelayo contaría con un nuevo parking subterráneo mixtoLuis DíazLa Razón

La construcción de un nuevo aparcamiento subterráneo mixto en Menéndez Pelayo, en el distrito de Retiro, podría llegar a tener más de un millar de plazas.

A mediados del pasado mes de enero, el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, informó de que en esta zona se iniciaría la redacción del anteproyecto con el objetivo de licitar una concesión de construcción y explotación de una nueva de zona de aparcamiento.

Dicho aparcamiento tiene el objetivo «mejorar las infraestructuras urbanas de esta zona, así como la dignificación y mejora de la calidad urbana de la misma». Para ello se eliminaría la banda de aparcamientos de coches existente, ganando espacio público para el peatón.

Pero previamente el Ayuntamiento de Madrid realizó un estudio de demanda de aparcamiento en Menéndez Pelayo para conocer qué personas estarían a favor de adquirir estas plazas de aparcamiento. Los residentes, así como los trabajadores de los barrios de Ibiza y Niño Jesús, pertenecientes al distrito de Retiro, estarían dispuestos a comprar un total de 1.140 plazas en un posible parking subterráneo mixto de esta avenida, cifra que podría llegar a aumentar si finalmente se adoptase el modelo de alquiler por abonos, según informaron fuentes municipales.

De las 1.140 personas que estarían dispuestos a comprar una plaza en este nuevo aparcamiento, 834 de ellos son residentes y los 306 restantes son trabajadores de la zona. Del mismo modo, el estudio encargado a la empresa Printec determina que en ambos barrios existe un déficit de plazas de aparcamiento estimado en 1.822.

No obstante, a pesar de que el proyecto del parking contaría con una alta demanda, la posible construcción de éste ha registrado numerosas quejas vecinales, llegando a ser más de 46.000 personas las que suscriben a través de una petición en la plataforma «Change.org» lanzada por la asociación de Vecinos de Retiro Norte para que no se construya este parking subterráneo.

Por su parte, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm) sostiene que el proyecto «contribuirá a aumentar la polución y la contaminación acústica en la zona». Asimismo explican que esta construcción es «absolutamente incongruente» con un modelo de movilidad «realmente sostenible». «Es su manera de “compensar” la pérdida de unas 200 plazas de aparcamiento en superficie que se encuentran entre las calles O’Donnell y Doce de Octubre, que desaparecerán para poder ensanchar las aceras», concluyen desde la federación vecinal.