Diez nombres independientes para el Consejo de Cultura del Ayuntamiento de Madrid

Andrea Levy remite el reglamento de este órgano consultivo al resto de grupos. Contará con cinco mesas y buscará atraer al sector cultural madrileño con un plan de consenso

Andrea Levy, como responsable del Área, podría presidir el Consejo de Cultura, que comenzará a funcionar en un plazo mínimo de  seis meses
Andrea Levy, como responsable del Área, podría presidir el Consejo de Cultura, que comenzará a funcionar en un plazo mínimo de seis mesesAlberto R. Roldan

El Consejo de Cultura, el fallido órgano consultivo del sector que trató de impulsar el Ayuntamiento de Manuela Carmena durante la pasada legislatura, gozará ahora de una nueva oportunidad. El Área de Cultura, Turismo y Deportes que preside Andrea Levy ya ha remitido el borrador al resto de grupos municipales, elaborado tras reunirse en los últimos meses con los vocales de todas las mesas sectoriales creadas durante la legislatura anterior. Ahora, el objetivo es comenzar a negociar con las fuerzas políticas para lograr el mayor consenso posible.

Y es que es precisamente ese afán de acuerdo el que persigue el actual Consistorio, sobre todo tras la experiencia del Ayuntamiento de Carmena. Fueron los propios socios de la entonces alcaldesa, el PSOE, quienes criticaron el proyecto por tratarse de una «propuesta unilateral». De hecho, los socialistas propusieron la creación de este Consejo para que Ahora Madrid demostrara que no tenía intención de entregar la cultura municipal a sus afines. Sin embargo, y según su criterio, este órgano no demostraba gozar ni de independencia ni de transparencia, además de mostrarse confuso en lo que respectaba a sus funciones.

Ahora, en el borrador, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, el Ayuntamiento pretende primar en las mesas sectoriales a aquellas entidades que tengan arraigo en el sector, además de contar con numerosos socios como agentes independientes.

En líneas generales, en su artículo uno, se define al Consejo de Cultura como un «órgano consultivo, de participación y asesoramiento en materia cultural en colaboración con el sector». Entre sus fines, ofrecerá un «cauce de participación libre y eficaz a los agentes del sector cultural, tanto creadores y profesionales como promotores y empresarios públicos y privados». De esta forma, constituirá un «espacio de encuentro y de intercambio de ideas y opiniones» de todos los sectores más implicados en el hecho cultural.

Está previsto que el Consejo esté integrado por representantes del Ayuntamiento, de otras administraciones públicas e instituciones y por las asociaciones, entidades, corporaciones o fundaciones de carácter cultural con «probada implantación» en la ciudad de Madrid. Funcionará en Pleno, en Comisión Ejecutiva y en Mesas Sectoriales, siendo el primero el órgano superior de decisión. Por su parte, la Comisión Ejecutiva preparará los asuntos que hayan de ser sometidos al Pleno para su debate y aprobación y coordinará el funcionamiento de las Mesas Sectoriales.

Dos personas por asociación

En total se crearán cinco mesas: Libro y Lectura, Cine y Audiovisual, Artes Escénicas, Música y Artes Visuales. El área presidida por Levy llevará a cabo una convocatoria, «con la máxima publicidad y transparencia», para que cada asociación que tenga interés en participar pueda inscribirse. En todo caso, estas entidades contarían con un máximo de dos representantes. A las reuniones podrán asistir como expertos o asesores, con voz pero sin voto, aquellas personas con calidad de «invitadas» por la Presidencia. Así, el reglamento señala que se entenderán «automáticamente extinguidas» las mesas sectoriales que hayan venido funcionando hasta la fecha.

La Presidencia del Pleno será ejercida por la persona titular del Área de Cultura, o en alguien en que delegue. Así, realizará las tareas de moderación de los debates y contará con voto de calidad en caso de que se produzcan empates. Del mismo modo, el Pleno contará con una Vicepresidencia y 33 vocales.

Será en este último grupo donde estarán representados «con voz y voto» varias personalidades del ámbito cultural. En total, entre los vocales, estarán «diez profesionales independientes de reconocido prestigio» en el sector. Siete de ellos serán designados a propuesta del Pleno del Ayuntamiento, previo dictamen de la Comisión Permanente Ordinaria del Área de Cultura. Mientras, los tres restantes serán a propuesta del titular del Área y elegidos «entre relevantes profesionales del mundo de la cultura», con «especial vinculación de su trayectoria a la ciudad de Madrid».

Además, el Pleno contará con cinco representantes de las Juntas Municipales de Distritos designados por Coordinación Territorial; un representante propuesto por cada uno de los grupos políticos con representación municipal y que tenga la condición de concejal; un representante propuesto por el Ministerio de Cultura; un representante propuesto por la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid; los presidentes de cada una de las Mesas Sectoriales; un representante designado por el Consejo de Administración de Madrid Destino; dos representantes de los sindicatos más significativos del sector cultural madrileño y otros dos propuestos por las organizaciones empresariales más destacadas.

Votos particulares

En cuanto al funcionamiento del Pleno del Consejo, éste se reunirá en sesión ordinaria al menos dos veces al año. Además, podrá reunirse en sesión extraordinaria cuando lo soliciten al menos el 50% de sus vocales.

Sus acuerdos serán adoptados con el voto favorable de la mayoría de los miembros presentes en la sesión. Dichos acuerdos tendrán carácter de informe o propuesta y serán dirigidos posteriormente al Área de Cultura.

Los miembros que discrepen del acuerdo mayoritario podrán anunciar su voto particular. Por último, se levantará acta de cada sesión celebrada.

¿Para cuándo será una realidad? El Consejo de Cultura de la ciudad de Madrid deberá constituirse en el plazo de seis meses a contar desde el día siguiente a la publicación de este reglamento en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.

La