Coronavirus: Valdemoro, el municipio desierto

El Ayuntamiento anticipó la orden regional y cerró a primera hora el centro de día donde se han registrado 20 contagios

El foco de atención respecto al coronavirus en la Comunidad de Madrid ha variado conforme han ido pasando los días. El primer «punto rojo» fue Torrejón de Ardoz, un lugar donde la situación sigue especialmente sensible después de que los servicios sanitarios aún no hayan podido determinar el origen de algunos de los contagios. Después, los primeros casos en centros educativos viraron la atención hacia el colegio Santa María La Blanca, en Montecarmelo, y después al Paraíso Sagrados Corazones, muy cerca del estadio Santiago Bernabéu. Ahora, la preocupación se ha instalado en las residencias de ancianos, en concreto en la de La Paz, donde vivía la primera fallecida de la región, y también en el centro de día municipal de Valdemoro, donde acudía frecuentemente el varón de 76 años que murió esta mañana con Covid-19. De hecho, este municipio madrileño se ha blindado para cortar el rápido avance del virus.

Esta mañana, el mismo día en el que el Ayuntamiento ha decretado el cierre de este recinto (siguiendo las directrices marcadas por la Dirección General de Salud Pública) y la suspensión de todas las actividades que impliquen la concentración de personas, las calles de Valdemoro distaban mucho de las que uno se espera encontrar en una localidad de casi 75.000 habitantes: aceras casi desiertas y apenas un par de corrillos en las esquinas. «Yo me encuentro bien, no tengo síntomas, pero estaré atento y a la mínima señal llamaré al 112», dice un hombre, usuario del centro de día en el que se ha propagado rápidamente el virus de Wuhan. Y es que ya son 20 los casos positivos vinculados a este centro. De ellos, cuatro se encuentran ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Pero los mayores no son los únicos a los que el coronavirus trae en jaque. Resulta muy curiosa la estampa que se encuentran los usuarios al entrar en las farmacias de la localidad: las dependientas los reciben con mascarilla. «Nadie nos ha ordenado hacerlo, es una decisión que hemos tomado nosotras mismas. Aquí viene mucha gente enferma que tose y estornuda. Así intentamos evitar enfermar», cuenta a LA RAZÓN una de las farmacéuticas.

Apenas unas horas más tarde se confirmaría un caso dentro del propio Ayuntamiento. Además, otros dos trabajadores municipales se encuentran en este momento en aislamiento en sus domicilios ante la sospecha de que también se hayan infectado de coronavirus. Así, sel Consistorio reubicará a los empleados que no presenten síntomas en las concejalías que aún están libres de sospecha, según afirman fuentes sindicales de Valdemoro.