Las 110 primaveras de Inocencia, la mujer más longeva de Madrid

Su nieto ayudado por sus compañeros bomberos del Ayuntamiento la felicitó desplegando un enorme cartel desde una escala

Buena parte de la historia de Madrid está en sus ojos. Hoy cumple 110 años. Inocencia Zofío recibió ayer uno de los mejores regalos, la visita de su nieto Julián García que, con la ayuda de sus compañeros bomberos del Ayuntamiento de Madrid desplegaron una enorme pancarta y, a cuatro metros de distancia, pudo felicitarla en estos duros tiempos de confinamiento.

Fueron sus bisnietos quienes en la tarde anterior pintaron con mucho cariño el cartel en el que se podía leer “Felicidades en tu 110 cumpleaños. Te queremos” y que no sólo emocionó a la mujer, sino a todos los vecinos de la calle Bailén, que asistieron desde sus balcones a esta celebración tan especial.

Además hubo un invitado sorpresa, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien megáfono en mano cantó a Inocencia el cumpleaños feliz y quiso recordar que “110 años no se cumplen todos los días, por eso, sea como sea, hay que celebrarlos”.

Julián, que entregó a su abuela un ramo de flores desde la escala, recuerda el momento como “muy emocionante. Poder estar con ella tan cerca, el poder hablar con ella en esos momentos en los que estamos viviendo sin poder salir nadie de casa... Se lo merece". “Está acostumbrada a que haya mucha familia en su casa siempre y ahora lleva mucho tiempo que está más sola”, recuerda.

Hace un par de años recibía a LA RAZÓN en su domicilio acompañada de sus hijas. Inocencia Zofío Cajal nació el 1 de mayo de 1910 y recordaba cómo su madre se puso de parto durante un viaje y vino al mundo en el municipio cacereño de Valencia de Alcántara . «Mi papá era militar», recordaba y de él heredaba la pasión por la música y el baile. «La música es su perdición: charlestón, tango, pasodoble... ¡Si hasta tenemos que ponerle un poco de rock & roll a diario!», desvelaba entonces su hija Beatriz. Quizá sea su fórmula de la eterna juventud.