Almeida pide perdón por el acto de clausura de Ifema

El vicepresidente regional, Ignacio Aguado, reconoce que esas imágenes “no pueden volver a ocurrir. La distancia social hay que respetarla siempre”

Cvirus.-Ayuso dice que acto de Ifema tenía aforo "controlado": "Hay que celebrar la vida pero también guardar distancia"
Una imagen del acto de clausura del hospital de Ifema, en Madrid EUROPA PRESS

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha aprovechado los momentos previos a los actos conmemorativos del 2 de mayo en la Puerta de Sol para pedir perdón por las escenas que se vieron ayer en el acto de clausura del hospital de campaña de Ifema. “No fue nada a propósito ni fue nada intencionado”, ha asegurado, pero ha reconocido que esas escenas no pueden volver a repetirse. Delegación del Gobierno anunció ayer por la tarde que abrirá una investigación para esclarecer si se vulneró la distancia social.

“Pido disculpas si en algún momento yo incurrí en alguna conducta que no es compatible con la ejemplaridad que le estamos pidiendo a la sociedad madrileña, pero que esto no empañe que Ifema se cerrara, que se diera el alta a los cuatro últimos pacientes”, ha dicho el alcalde, que ha lamentado que “se desbordasen las emociones” en un momento que se ha negado a calificar de alegre, sino de esperanzador.

A este respecto se pronunció también el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado. “No me gustó nada y no puede volver a ocurrir. A todos nos pudo la ilusión y las ganas de estar junto a los sanitarios”, ha dicho, y ha añadido que “no fue una buena imagen, hay que intentar evitarlo aunque llevemos mascarillas. La imagen es importante y la distancia social hay que respetarla siempre”.

También ha mostrado su punto de vista el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, que ha avanzado que en este momento los efectivos policiales se encuentran “recabando toda la información”, y que en función de ella “iremos actuando”. “Hay una premisa básica y es que la ley es igual para todos y las normas deben ser cumplidas por todo el mundo. No podemos exigir un esfuerzo ejemplar mientras hay personas que no pueden despedir a sus muertos y que haya representantes institucionales presuntamente saltándose a la torera las normas que exige el real decreto”, ha afirmado, y ha recordado que es momento de “ejemplaridad”.