El Ayuntamiento de Madrid exime del pago del alquiler a sus 5.626 inquilinos de la EMVS

La Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) condona la renta del mes de abril a sus 5.626 inquilinos y reducirá el alquiler un 50 % durante cuatro meses a 1.000 de ellos

El ayuntamiento de Madrid ha anunciado nuevas ayudas para los inquilinos de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS), ante el impacto de la crisis generada por el coronavirus, que causa la enfermedad covid-19.

Las medidas adoptadas, según ha anunciado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, mejorarán las ayudas al alquiler fijadas por el Gobierno central para las familias perjudicadas económicamente por el coronavirus, lo que permitirá beneficiar a unos 2.000 inquilinos de la EMVS

Medidas anunciadas

  1. Condonar definitivamente a todos los inquilinos de la EMVS, 5.626 familias, el recibo del alquiler del mes de abril que la empresa pública municipal ya en marzo decidió no girar para ayudar a estas familias cuando la pandemia empezada a causar graves perjuicios económicos. Esta decisión ha supuesto para todos los inquilinos un ahorro de un millón de euros.
  2. Siguiendo las condiciones establecidas por el Gobierno central en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, consiste en reducir el 50 % de la renta durante cuatro mensualidades a todos aquellos inquilinos que acrediten una situación de vulnerabilidad económica. De momento, 425 familias han presentado ya la documentación pero, como el plazo finaliza el 3 de julio, la EMVS estima que lo solicitarán otras 575 familias. El ahorro previsto para estos 1.000 inquilinos será de 525.000 euros.
  3. La EMVS ha decidido ir más allá y ampliar y mejorar las medidas fijadas por el Gobierno central, ayudando también económicamente a aquellos inquilinos que, no cumpliendo los requisitos regulados por el real decreto, sí viven en la actualidad otras situaciones de vulnerabilidad económica. A ellos, la EMVS ha aprobado reducirles el alquiler un 50 % durante dos meses.

Ejemplos no recogidos en la ley

“Estamos hablando de familias que, por ejemplo, tienen actividades circunstanciales y esporádicas que les permiten tener unos ingresos inusuales, como el cuidado esporádico de niños o mayores; inquilinos que perciben ayudas de familiares, de organizaciones o parroquias que ahora no reciben esos ingresos; o inquilinos, sobre todo mujeres, que, ante el cierre de los colegios y guarderías, han tenido que solicitar reducción de jornada en sus trabajos para cuidar a sus hijos”, explica Álvaro González, concejal de Vivienda, que recalca “que el Ayuntamiento y la EMVS han hecho un importante esfuerzo para intentar ayudar al mayor número posible de inquilinos”.

En este último grupo, la EMVS ha detectado a 298 familias, cifra que puede aumentar a 1.000 hasta el 3 de julio. El ahorro para estas 1.000 familias, que verían reducido a la mitad su alquiler durante dos meses, sería de 234.500 euros. Es decir, que en total la EMVS prevé ayudar económicamente a 2.000 de sus inquilinos, 1.000 porque cumplen los requisitos fijados por el Gobierno y otros 1.000 porque también se han visto afectados económicamente, aunque no cumplen esos requisitos. Estas 2.000 familias se ahorrarán en total 1,8 millones de euros.

Visita a la promoción Carabanchel 29

El alcalde ha recalcado la importancia de estas ayudas para los inquilinos de la EMVS en una visita a Carabanchel 29, una de las 19 promociones que la empresa pública tiene en marcha, lo que permitirá que esta legislatura el Ayuntamiento ponga a disposición de los madrileños 1.431 viviendas protegidas en alquiler. Cinco de estas promociones (212 pisos) están ya prácticamente acabadas y a punto de ser entregadas. No serán las únicas, puesto que la EMVS tiene otras 19 promociones más en proyecto, en distintas fases previas a la construcción. En total, 38 promociones que sumarán 3.200 viviendas.

Carabanchel 29 es una promoción de 159 viviendas de uno, dos y tres dormitorios que se está construyendo en el sur del distrito, junto a la M-40. El proyecto está compuesto por dos edificios de geometría quebrada, con el objetivo de crear entre ellos tres espacios públicos de distinto carácter para los vecinos, en torno a los que girará la actividad social de la urbanización. También se están construyendo 203 plazas de garaje.

Energéticamente, la promoción cumple sobradamente con el propósito municipal enfocado a la construcción de edificios de consumo de energía casi nulo. Esto supone una reducción drástica de demanda energética y de emisiones de CO2, obteniendo la calificación energética A, con una demanda de energía de 10,81 KWh/m2 año, demanda que es incluso inferior al sello energético ‘passivhaus’, uno de los más exigentes del mercado en materia medioambiental