España

Las caceroladas contra el Gobierno ya se escuchan en toda España

El fenómeno, surgido en Madrid, se ha ido extendiendo poco a poco y esta noche han tenido lugar manifestaciones multitudinarias en toda la geografía nacional

Una noche más, las protestas contra el Gobierno se extienden por toda España a pesar de los intentos del Ministerio del Interior y de algunos ayuntamientos por poner trabas. Así, pese al despliegue policial y a que en municipios como Alcorcón, donde gobierna el PSOE, se ha clausurado el lugar en el que se suelen desarrollar las caceroladas, han sido miles los ciudadanos que han salido a la calle para manifestar su descontento.

Comunitat Valenciana

Lo del pasado fin de semana no fue algo puntual, era solo el principio, el génesis de un malestar, que empezó a mostrarse la semana pasada en Madrid y que se ha ido extendiendo por todos los puntos de España hasta llegar a todos los rincones de la Comunitat Valenciana.

Miles de personas se han concentrado hoy en diferentes puntos de la región para manifestarse en contra de la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez sobre la crisis del coronavirus, siendo el paseo de la Alameda de Valencia uno de los puntos neurálgicos del movimiento. El pasado domingo pudo verse ya que el movimiento no era de solo unos cuantos, y hoy se ha confirmado que son muchos los valencianos indignado con el actual Ejecutivo.

Centenares de personas, ataviados con banderas de España y “senyeras”, se han reunido frente al cuartel San Juan de Ribera del paso de la Alameda de Valencia, como ya hicieron el pasado fin de semana, al grito de “libertad”.

Al menos cinco “lecheras” de la Policía Nacional, y agentes con mascarilla, han vigilado que los manifestantes, también con el elemento de protección que ya es obligado, mantenieran las distancias de seguridad, aunque en algunos puntos era bastante complicado.

Aquellos que no han podido acudir a la cita convocado lo han hecho desde sus balcones, han protestado desde sus balcones con cacerolas, como viene siendo habitual durante las últimas semanas a las 21 horas.

Cataluña

En Barcelona, los Mossos d’Esquadra, con la ayuda de la Guardia Urbana de Barcelona, llevan días blindando la plaza Artós de la ciudad, lugar tradicional de concentraciones de tipo constitucionalista. Tomando ejemplo del barrio de Salamanca de Madrid y sus protestas y caceroladas contra el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la capital catalana no ha querido ser menos, prto con obstáculos.En teoría, está convocada para este miércoles una protesta a las 20 horas

La primera concentración no había sido comunicada a la Delegación del Gobierno en Cataluña De haber sido notificada, tampoco habría podido recibir un informe favorable a su celebración dado que la declaración del estado de alarma para contener la pandemia prohíbe las concentraciones en la vía pública como una medida para prevenir el contagio. Entre los efectivos activados por los Mossos estaban antidisturbios de la Brigada Mòbil.

Hace cinco días, y algunos otros, los Mossos d’Esquadra blindaron la plaza Artós, por considerar que las manifestaciones son ilegales si no se respetan las distancias sociales. De esta manera, en una de estas protestas contra el Gobierno que dirige Pedro Sánchez denunciaron a al menos cinco personas que se dirigían a una de estas concentraciones, que finalmente no se celebró.

Las denuncias llegaron después de que los agentes identificaran a varios jóvenes que se dirigían a la plaza de forma multitudinaria:. Les advirtieron de que las concentraciones están prohibidas durante el estado de alarma por el coronavirus, pero han rechazado marcharse del lugar.Finalmente, los jóvenes finalmente desistieron. an desistido y se han ido de la zona, y la convocatoria no se ha terminado celebrando ante el amplio dispositivo policial.

Castilla y León

Algo similar ha ocurrido en Castilla y León. Los salmantinos fueron los primeros en mostrar su malestar al Ejecutivo central con una multitudinaria concentración. Una protesta a la que se han ido uniendo Valladolid y Palencia y que ya se dejan oír por toda la Comunidad en un día en el que se han escuchado especialmente intensas, motivadas por el aumento de las quejas en Madrid.

Así, en la capital del Pisuerga, la explanada frente a las Cortes autonómicas fue el domingo un hervidero en el que se exigió la dimisión de Sánchez y su equipo y se mostró un claro rechazo por parte de los manifestantes a la solicitud de una nueva prórroga del Estado de Alarma. Tras ello, la actividad en la calle ha dado paso al activismo en los balcones, con el incesante requiqueteo de las cacerolas a las 21 horas.

La convocatoria para cada noche, que circula por las redes sociales, deja imágenes de enfado y rechazo a través de los hasgtag #GobiernoDimisión o #Cacerolada21h e invita a la población a sumarse para pedir “políticos eficientes”, test, mascarillas, que la actividad se reanude; que el pequeño comercio, bares, restaurantes y el turismo empiece a funcionar; así como un reconocimiento económico al personal sanitario, policías, bomberos y militares.

Región de Murcia

Decenas de ciudadanos de la Región de Murcia también han acudido este martes a las manifestaciones convocadas contra el Gobierno central de Pedro Sánchez, en las que se ha mostrado su rechazo por la gestión que se ha realizado para combatir la pandemia del coronavirus. Tomando como ejemplo las congregaciones vividas en varias calles de Madrid como Núñez de Balboa, en la Región de Murcia también ha habido un despliegue de personas que, armados con cacerolas, mascarillas y banderas de España, han protestado contra el Ejecutivo central.

La Plaza Santa Catalina de Murcia ha sido una de las zonas más concurridas esta jornada, donde al grito de “¡Gobierno dimisión!" decenas de asistentes se han manifestado en contra del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Estas movilizaciones comenzaron desde hace varios días, cuando ya se reunieron algunos ciudadanos para protestar contra el Gobierno central, en una concentración en la que, previamente a la cacerolada, se ha puesto el himno de España y se ha guardado silencio en recuerdo de las víctimas mortales del coronavirus.

También se han producido movilizaciones en Cartagena, cuya ubicación ha sido la Plaza de España, así como en la calle Médico Antonio Pelegrín Medina de Lorca.

Andalucía

Y también a Andalucía han llegado las protestas. Del barrio de Salamanca a la Plaza de España de Sevilla hay 535,4 kilómetros. Más de un centenar de personas -la jornada anterior fue más de medio millar, de la Palmera a San Telmo y también en Nervión- volvió a salir en Sevilla a las calles, guardando la distancia en la medida de las posibilidades, con mascarilla y cacerolas algunos, como signos identificativos, y banderas de España, para protestar por la gestión de la crisis del coronavirus por parte del Gobierno de Pedro Sánchez y por las prolongación del Estado de Alarma. En la zona de Santa Justa San Pablo se oyó el grito, al ritmo de las cacerolas, de “Sánchez, vete ya”. También se cantó “Libertad” y “Gobierno, dimisión”.

Los asistentes fueron de edad variada, desde jóvenes a ancianos. Los transeúntes miraban al personal con sus cacerolas con los ojos impávidos y como platos, como los espectadores de “Esta noche fiesta” de José María Íñigo en marzo de 1977 cuando a Tony Leblanc le dio por salir al escenario a pelar y comerse una manzana. El famoso número del pero. Las disyuntiva en España ahora es otra en medio del estado de alarma y tras el acuerdo de Pedro Sánchez para prolongar la excepcionalidad otros 15 días. Woody Allen sostenía en “Crímenes y pecados” que la comedia es igual a tragedia más tiempo.

La crisis del coronavirus deambula de paradoja en paradoja. Los escraches del 15M han dado paso a los que se ha dado en denominar “la revolución de los Cayetanos”, cuyas quejas se dirigen sobre todo al presidente del Gobierno, al vicepresidente Pablo Iglesias y al rostro visible del portavoz del equipo de crisis del coronavirus, Fernando Simón, doctor con aires de Garfunkel, coautor de Mrs. Robinson, aunque la escena que vienen marcando este movimiento es la de un descapotable por Madrid con chófer a lo “Paseando a Miss Daisy” con megáfono en mano. La líder de Adelante Andalucía Teresa Rodríguez acusó al PP y Vox de montar las “caceroladas del odio”. Para el 30 de mayo, día de San Fernando, patrón de Sevilla, CGT ha convocado una concentración para “la recuperación de la memoria histórica”. Con sordina y ojiplática, una tercera España, la que mira a los bandos que añoran el guerracivilismo patrio, escucha “The sound of silence” de fondo ("And the sign said, The words of the prophets/ Are written on the subway walls /And tenement halls/ And whisper’d in the sounds of silence”).