El 25 aniversario de la muerte de un antifascista en Alcorcón caldea el ambiente de las caceroladas

Muchos “antifascitas” saldrán esta tarde a recordar la efeméride con importante presencia policial tras los incidentes de las protestas contra el Gobierno esta semana

Cartel de la concentración en recuerdo a "Richard" de hace dos años
Cartel de la concentración en recuerdo a "Richard" de hace dos añosLa RazónLa Razón

Hace 25 años José Cristobal Castejón, alias “El Mallorquín”, mató de una puñalada a Ricardo Rodríguez, “Richard”, un joven de Alcorcón que tenía solo 20 años y se convirtió en uno de los primeros símbolos de la “lucha antifascista” madrileña.

El Código Penal español aún no contemplaba el delito de odio por razón de ideología pero fue uno de estos crímenes. Según recuerdan hoy desde el perfil de Twitter de “Alkorcón combativo”, el 21 de mayo de 1995 “un grupo de neonazis de Bases Autónomas-Sección Cubos” asesinó a Ricardo en el polígono Urtinsa de la localidad, conocido como “Costa Polvoranca”, donde hoy ya solo quedan un par de bares de copas. En aquella época, había decenas de pubs, entre ellos, dos muy cercanos frecuentados por jóvenes de ideologías antagónicas. Fue a la salida del bar cuando un grupo de neonazis increpó a “Richard” y sus amigos, con el fatídico resultado de muerte. Días después se celebró en Alcorcón una de las más multitudinarias manifestaciones que se recuerdan en honor a “Richard” y que acabó en grandes disturbios. Dos años más tarde, su asesino fue condenado a 23 años de prisión.

Ya han pasado 25 años pero el odio entre “antifascistas” y “nazis” sigue hoy bien presente en al localidad. Esta semana se han producido enfrentamientos en la plaza de los Príncipes después de que un grupo de vecinos salieran a la calle ataviados con banderas de España para protagonizar una de las “caceroladas” contra el Gobierno que comenzaron en Núñez de Balboa y se han extendido por varias ciudades de España. Pero la Policía tuvo que intervenir cuando un grupo de jóvenes autodenominados “antifascistas” acudió a “reventar” la concentración. Por el momento, los disturbios no han llegado a mayores, como ocurrió ayer en Moratalaz, donde el enfrentamiento entre vecinos se saldó con varios heridos, uno de ellos trasladado al hospital.