Madrid x Madrid: la ola de solidaridad que nació del confinamiento

Esta novedosa campaña se inaugura hoy con un enorme reto: lograr un millón de euros en donaciones que permitan cubrir las necesidades alimentarias de los madrileños más desfavorecidos

Aproximadamente uno de cada siete madrileños atravesará por dificultades para alimentarse como consecuencia de la crisis del coronavirus. ¿Qué ocurriría si los seis restantes colaborásemos para que no fuera así? Con este afán de unión, y con la solidaridad como única bandera, nace el proyecto Madrid x Madrid. Una inciativa que busca canalizar el altruismo ciudadano a través de una misma vía: un reto alojado en iHelp, plataforma de crowdfunding solidario en el que se dan cita las fundaciones Pan y Peces, iHelp, Madrina, Balia y los Centros de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, que destinarán lo recaudado a quienes más lo necesitan.

Uno de los impulsores de esa iniciativa ha sido Manuel Pérez de Camino, madrileño y publicista de profesión que, desde el principio de la pandemia, anticipó que «íbamos a ver una situación complicada, con familias que afrontan un corto plazo muy conflictivo y con las peticiones de ayuda multiplicándose», afirma a LA RAZÓN. Y así está ocurriendo. Según los datos facilitados por el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Consistorio de la capital, se está entregando ayuda alimentaria para más de 82.000 personas, lo que se traduce en 30.000 familias, y con los distritos de Latina, Puente de Vallecas y Villaverde como los más afectados.

¿Cuál es el problema? Que muchos ciudadanos no saben a qué organización destinar su ayuda. «Hay muchas ONG atomizadas y que prestan ayuda. Con Madrid x Madrid queremos hacer un llamamiento general a todos los ciudadanos, buscar un grito de guerra que nos una, sobre todo en este momento tan difícil. Y por eso queríamos centrar las ayudas en una única plataforma», explica Pérez de Camino. De hecho, el spot de la campaña es muy significativo: las estatuas de Cibeles y Neptuno, venciendo sus diferencias, si es que alguna vez las tuvieron, y fundiéndose en un beso en el Paseo de la Castellana.

De esta forma, y a través de la aplicación Zoom, debido a las restricciones derivadas del confinamiento, Pérez de Camino, junto a más de una decena de personas, comenzó a idear lo que será el lanzamiento de Madrid x Madrid, que tendrá su puesta de largo a partir de hoy. «Han sido dos semanas de trabajo intenso, gracias a un equipo multidisciplinar increíble y con experiencia, que en muchos casos, no nos conocíamos. Lo que nos ha unido son las emociones que se han despertado en este confinamiento. A partir de ahí, ha funcionado como una cadena de solidaridad que se ha ido contagiando entre nosotros», recuerda.

¿El objetivo? Bajo el hashtag #ArrimaElCorazon, la donación mínima será de cinco euros, aunque todos aquellos que lo deseen podrán donar una cantidad mayor. Uno de los lemas de la campaña es que, si solo la mitad de los madrileños participara (unos tres millones de habitantes), podrían recaudarse 15 millones de euros. «El reto es lograr un millón de euros, lo cual ya sería fantástico. No nos hemos querido poner una meta inalcanzable. Una vez que veamos la tendencia, nos planteríamos ampliarlo», afirma.

El foco, en la alimentación

Las necesidades de familias que van a precisar nuestra solidaridad serán de distinta naturaleza. Sin embargo, al igual que se ha optado por un canal inequívoco de donaciones, Madrid x Madrid se ha decidido por centrar las ayudas en la alimentación. «Sí, va a haber otros déficits. Pero hemos querido focalizarnos en la primera necesidad, la alimentación, y, una vez cubierta, podremos ver si la ayuda se puede llevar a otros niveles».

Del mismo modo, la intención es que esta campaña solidaria pueda extenderse a otras ciudades. Al fin y al cabo, Madrid es el inicio debido a que se trata del epicentro de la epidemia del coronavirus en España y una de las ciudades del mundo que han resultado más castigadas. «El eje de la cercanía es muy importante. Podríamos considerarlo una prueba piloto que hacemos en Madrid, y dependiendo de cómo funcione, exportarlo no solo a localidades cercanas a la capital, sino a otras ciudades de España», concluye.