La ley del juego se reactiva

Plan de inspecciones. Madrid retoma la vigilancia de locales para evitar el acceso a menores y la Ley del Juego. La nueva normalidad obliga al cambio diario de cartas y limpieza de fichas

Regular el juego sigue siendo una prioridad para el Gobierno de Díaz Ayuso y, después de la pausa por la pandemia, el Consejo de Gobierno da vía libre a la tramitación para cambiar la ley que endurecerá las sanciones en caso de incumplimiento. De hecho, hoy se conocerá un informe del consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, que permitirá elevar a consulta pública la modificación de la Ley del Juego y la aprobación de un Decreto de Planificación para ordenar el crecimiento futuro de esta actividad regulada.

El objetivo es mejorar la normativa existente y combatir los efectos nocivos de una actividad como la del juego que, siendo legal, puede generar problemas de salud pública.

Con este trámite, «el Gobierno regional retoma su compromiso por mejorar la regulación del juego ordenando el crecimiento futuro del sector. De este modo, conseguiremos evitar que esta actividad legal provoque problemas de salud pública y relanzaremos también una reforma de la ley que debe endurecer las sanciones contra aquellos establecimientos que permitan el acceso a menores o personas autoexcluidas. Queremos concienciar a la sociedad sobre la necesidad de proteger a los colectivos vulnerables», ha explicado a LA RAZÓN el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López.

El Anteproyecto de Ley de modificación de la Ley 6/2001, del Juego en la Comunidad de Madrid prevé cambiar el régimen de publicidad, promoción y patrocinio de las actividades de juego. Además contempla restricciones para evitar que la publicidad del juego pueda incitar a menores de edad.

La normativa también prevé sanciones más duras para los propietarios de locales que permiten el acceso a menores de edad o de personas con problemas de ludopatía y que tienen prohibido el acceso.

Los cambios normativos se completarán con el decreto aprobado en el mes de mayo pasado que ya fijó una distancia de cien metros de distancia al menos entre los locales de apuestas y los colegios. Esto llevó a instalar sistemas avanzados de control de accesos y ordenó la publicidad de las fachadas de estos establecimientos.

Para llevar a cabo estos cambios normativos, desde el pasado 29 de noviembre la Comunidad de Madrid suspendió la apertura de nuevos locales para elaborar un decreto de planificación cuyo diseño ahora se reforma.

Hasta el 31 de diciembre de 2019 en la Comunidad de Madrid había 685 puntos de apuestas, de los cuales 368, es decir, el 53%, se concentraban en Madrid capital. El distrito de Puente de Vallecas, con 36 locales de apuestas, concentra el 10% del total, seguido de Carabanchel, con 35; Centro, con 34, así como Usera y Tetuán con 28 puntos de apuestas cada uno. Fuera de la capital, Fuenlabrada, con 27 locales, se encuentra a la cabeza de establecimientos de juego, seguida de Móstoles, con 26, Alcalá de Henares, con 22 y Leganés con 20.

Inspecciones

Por otra parte, la Consejería de Justicia e Interior tiene previsto retomar el plan de inspecciones de aquí a final de año de estos locales. Se inició en febrero, pero tuvo que suspenderse a consecuencia de la crisis sanitaria. Ahora que ya están reabiertos estos locales, desde el lunes, la subdirección del Juego de la Comunidad tiene previsto retomar su plan para comprobar que se cumple con la normativa. Así, se prevé examinar la totalidad de los salones de juego y constatar que los sistemas de control funcionan correctamente.

Ahora, con la entrada en la nueva normalidad y la apertura de las salas de juego o casas de apuestas, es necesario presentar el DNI, pasaporte o NIE en un control automatizado y supervisado por una persona que comprobará que quien accede no es menor ni figura en la lista de personas autoexcluidas por padecer una ludopatía. Así, en caso de detectarse alguna de estas últimas condiciones, el sistema emitirá un sonido similar al de una sirena y el encargado del local invitará a abandonarlo.

La «nueva normalidad» trae, además, otras exigencias para este tipo de locales. Los casinos no podrán abrir hasta el 6 de julio, pero, para ir a uno de estos locales es necesario que cuenten con dispensadores de geles, uso obligatorio de mascarillas, si no se puede guardar la distancia de 1,5 metros y será necesario hacer ventilaciones diarias al menos dos veces al día. Asimismo, las máquinas de juego podrán estar distanciadas y habrá que limpiarlas entre clientes. Será necesario habilitar mecanismos para garantizar la higienización cada dos horas de las fichas para el juego de póker y cambio diario de los naipes, que tendrán que guardar un ciclo de tres días de cuarentena antes de volver a utilizarse, según el decreto aprobado por la Comunidad de Madrid.