Sin rastro de El Rastro

Los comerciantes rechazan la última propuesta del Ayuntamiento y mañana se volverán a manifestar

Vendedores del Rastro se manifiestan en la Plaza de Cascorro el pasado 5 de julio
Vendedores del Rastro se manifiestan en la Plaza de Cascorro el pasado 5 de julioCristina BejaranoLa Razón

El tradicional mercadillo de El Rastro tampoco se instalará este domingo, tras rechazar las asociaciones de comerciantes ambulantes y de tiendas fijas la última propuesta del Ayuntamiento para la vuelta a la actividad, que lleva detenida desde el pasado 8 de marzo cuando fue cerrado por la pandemia del coronavirus.

En su tercera propuesta de apertura, el Ayuntamiento ofrecía un aumento del 30% al 50% de los puestos, cerca de 500, que se alternarían cada domingo. Cada puesto tendría que disponer de gel hidroalcohólico, el uso de mascarilla sería obligatorio y una cinta en el suelo marcaría la distancia de 1,5 metros entre cliente y vendedor, entre otras medidas. Pero además, y esta es la parte que ha ocasionado el rechazo de los comerciantes, se establecían cuatro zonas separadas, perimetradas por una vallado, lo que, según el comunicado de las asociaciones de vendedores, les obliga a poner su puesto en otro sitio, recalcando que «es esencial para los vendedores mantener su ubicación actual, porque es ahí, en nuestras ubicaciones de toda la vida, donde tenemos fidelizada la clientela». Así, los vendedores detallan que la propuesta de «reestructurar completamente el Rastro de Madrid hasta hacerlo absolutamente irreconocible» con «cinco mercadillos aislados» no es posible aceptarla. Además, apuntan a que se discrimina a los puestos en beneficio de las tiendas, que no se verían afectadas, que podrán sacar su género a sus puertas, y que los visitantes «podrían transitar libremente por cualquiera de las tiendas».

Por su parte, el concejal de Centro, José Fernández, manifestó ayer que la propuesta de las zonas es por razones de seguridad y sanitarias y una solución provisional durante el tiempo que dure esta situación. «Ellos quieren mantener la huella actual de El Rastro, pero no es posible para mantener las condiciones de seguridad y sanitarias. La esencia de El Rastro volverá a su ser cuando volvamos y hayamos superado esta crisis sanitaria», dijo en declaraciones a Telemadrid. El Ayuntamiento quiere que vuelva, pero con condiciones de seguridad, «para que cuando pase esto regrese con su huella de siempre porque forma parte de la historia de Madrid», afirmó el concejal.