Rescatan a un bebé que lloraba dentro de un coche a 40 grados

“El niño estaba hirviendo. Nunca había visto una situación así, si tardamos un poco más no lo cuenta”, relata uno de los agentes que le rescató

Unos agentes de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid rescataron el jueves a un bebé que lloraba en el interior de un coche cerrado y expuesto a altas temperaturas en la calle Serrano, y cuya madre explicó que lo había dejado allí mientras hacía unas gestiones rápidas.

El agente que lo rescató aseguró en declaraciones a Antena 3 que cuando vio al pequeño en el interior del coche pensó que era un muñeco. “Había 37 grados y medio en la calle, el niño no paraba de llorar y estaba lleno de gotitas de sudor. El coche habría alcanzado una temperatura de 40 grados”.

Ante la dificultad que encontraron para romper la ventana del vehículo, un camionero que contempló la escena les dejó una barra de hierro para romper el cristal. Tras sacar al pequeño del coche lo llevaron a un portal ya que “el niño estaba hirviendo. Nunca había visto una situación así, si tardamos un poco más no lo cuenta”, señala el agente.

La intervención ocurrió hacia las cinco de la tarde del jueves cuando agentes de la Unidad de Norte fueron requeridos por un ciudadano a la altura del número 74 de la calle Serrano de la capital, informan a Efe fuentes policiales.

Este individuo les alertó que había un bebé llorando y sudando en el interior de un vehículo cerrado que estaba mal estacionado. Los agentes rompieron el cristal de la ventanilla con una barra de hierro que les dejó un camionero.

Una vez rescatado, Samur-Protección Civil revisó el estado del bebé que finalmente no precisó traslado hospitalario.

La madre llegó al coche después de que los agentes hubieran sacado al bebé y alegó que había estacionado el vehículo mal mientras realizada unas gestiones rápidas. No fue detenida pero se realizó el correspondiente informe para los servicios sociales, detallan las fuentes policiales.