Localizado en Madrid el coche implicado en el atropello mortal en la reyerta de El Álamo

Estaba oculto en el interior de un remolque de camión de reparto de cervezas en el kilómetro 15 de la carretera M-404, a nueve kilómetros de distancia en la que se hallaron los cadáveres

La Guardia Civil ha localizado el vehículo presuntamente implicado en el atropello mortal de la pareja hallada en una cuneta de la carretera M-404, entre los municipios de El Álamo y Serranillos del Valle, tras una reyerta entre dos clanes de etnia gitana que tuvo lugar en una fiesta de pedida de mano. Según han explicado fuentes del Instituto Urbano, el automóvil de la marca BMW estaba oculto en el interior de un remolque de camión en el kilómetro 15 de la misma carretera, a nueve kilómetros de distancia en la que se hallaron los cadáveres, que corresponden a un hombre de 28 años y una mujer de 27, una pareja de Vallecas que acudió como invitada a la fiesta de pedida y tenía cuatro hijos, según han declarado sus familiares. Los investigadores creen que es el automóvil que arrolló a esta pareja tras la reyerta. En principio, tanto el color como el modelo concuerdan con la versión que apuntan los testigos del suceso, informa Efe.

La Guardia Civil identificó los cadáveres hallados el lunes y la investigación de este crimen prosigue pues, de momento, no hay detenidos. En un primer momento se localizó por la mañana el cuerpo sin vida de la mujer en una cuneta de la M-404 y horas después el cadáver del otro joven semioculto entre la maleza en las inmediaciones del lugar durante una inspección ocular.

La multitudinaria pelea entre dos clanes se originó por una discusión sobre quién tocaba una canción en un órgano que habían traído al restaurante que acogía la fiesta de la pedida de mano. Según explicaron a Europa Press testigos presenciales, la brutal pelea se gestó sobre las 23.30 horas del domingo cuando uno de los asistentes al evento estaba tocando una canción en dicho órgano, cuando otro hombre de un clan distinto se acercó a él y comenzaron a discutir si era el tema interpretado era adecuado o no.

La discusión fue a más con diferentes recriminaciones cuando uno de ellos le golpeó, lo que generó una riña de empujones y puñetazos que se extendió a más miembros de los dos clanes, uno procedente de Navalcarnero y otro de Vallecas. Entonces comenzó una pelea “brutal”, según han relatado los testigos consultados, en la que se implicaron buena parte de los más de 50 asistentes a la fiesta de pedida de mano, con multitud de golpes, amenazas y objetos arrojados. De hecho, uno de los testigos apreció cómo uno de los asistentes cogió su vehículo y llegó a golpear a tres personas, que fueron trasladadas por sus propios familiares al Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles. “Fue una auténtica batalla campal”, ha recalcado. La Guardia Civil localizó hace dos días el vehículo con el que se realizó este primer arrollamiento.

La Policía Municipal se personó pronto en el lugar pero, al ver que se agravaba la situación, dio aviso a la Guardia Civil dado que la reyerta era “ya muy violenta, lanzando todo lo que estaba a su alcance cuando un vehículo conducido por uno de ellos, presuntamente de forma intencionada, atropelló a otras personas implicadas. No hubo “disparos o agresiones de arma blanca”.

En el operativo participaron numerosas patrullas de la Policía Local y la Guardia Civil, así como la presencia de 112, Protección Civil y una grúa municipal para poder restablecer la normalidad en la zona. La principal hipótesis del crimen descubierto posteriormente apunta a un atropello de forma intencionada. Europa Press