Madrid Central: Las más de 800.000 multas que ahora peligran

La sentencia del TSJM que anula la ordenanza podría obligar al Ayuntamiento a revisar de oficio las sanciones

La multa que recibió Gabriel por entrar sin permiso en Madrid Central es apenas una gota en ese océano de 815.000 sanciones desde que la ordenanza entró en vigor. Sin embargo, para él, esos 90 euros son importantes. «No nos va a faltar el pan, pero nos hace daño», afirma. Padre de familia numerosa y trabajador en el sector de seguros, debe desplazarse con frecuencia desde su localidad, Las Rozas, hasta el centro de la capital. El pasado mes de febrero aparcó en el número 125 de la calle Atocha para hacer una compra en una farmacia. Por supuesto, su GPS no le avisó de que estaba estacionando en una de las «zonas prohibidas» de Centro, solo permitida a aquellos que sean residentes o que posean la etiqueta cero o Eco. «Si ahora quitan Madrid Central, supongo que también me quitarán la multa», asegura. La sanción de Gabriel es una de las 15.000 que ha gestionado, o gestiona en estos momentos, Pyramid Consulting, asesoría jurídica especilizada en multas de tráfico.

La reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en la que dan la razón a los recursos planteados en su día por el Gobierno regional, el Grupo Popular en el Ayuntamiento y la mercantil DVuelta Asistencia Legal contra Madrid Central, ha dado un vuelco a la situación de la ordenanza. ¿Podría verse el Ayuntamiento obligado a reembolsar las multas ya impuestas?

«Aludiendo a esta sentencia del TSJM, vamos a plantear un recurso de revisión para todos aquellos clientes que tengan multas de Madrid Central», explica a LA RAZÓN Vicente Ynzenga, abogado de Pyramid Consulting. Tal y como recuerda Ynzenga, la sentencia no es firme. De hecho, Ecologistas en Acción ya ha anunciado que recurrirá. Además, el propio Ayuntamiento de Madrid avanzó que, hasta que no se obtenga esa firmeza jurídica, la ordenanza aprobada por Manuela Carmena se va a seguir aplicando. Sin embargo, desde Pyramid consideran que el anuncio del TSJM puede apoyar los recursos de los afectados.

«La ley de procedimiento administrativo nos posibilita interponer un recurso de revisión con motivo de una nueva sentencia, como es ésta, y que obliga al Ayuntamiento a revisar de oficio todas las multas de Madrid Central», añade el letrado.

¿El motivo? Precisamente uno de los puntos en los que se apoya el Tribunal a la hora de anular la ordenanza: la «omisión del trámite de información pública», un requisito que se considera «esencial, preceptivo e indispensable» al tratarse del derecho que los españoles tienen a participar en los asuntos públicos, reconocido en el artículo 23 de la Constitución.

«Desde que Madrid Central entró en vigor en noviembre de 2018, el Ayuntamiento se comprometió a enviar cartas meramente informativas, sin sanción, a los infractores. Lo que vendría a ser una serie de multas sin multa. Así sería hasta marzo de 2019, mes en el que comenzarían las sanciones», explica Ynzenga. Desde Pyramid estiman que deberían haber sido unas 70.000 cartas. Sin embargo, añaden, éstas jamás se enviaron, y el Consistorio de entonces se limitó a informar al respecto «en un párrafo de la ordenanza». ¿El resultado? «Había residentes que contaban con autorización de las antiguas Áreas de Prioridad Residencial (APR) y que nunca les informaron de que las tenían que renovar. Incluso hay casos de gente que contactó con el Ayuntamiento y que les dijeron que sus actuales autorizaciones les valían para Madrid Central», afirma el abogado. Aquí se da uno de los argumentos con los que se están ganando muchos recursos: la vulneración del «principio de confianza legítima, que deriva de la Constitución».

Una de la consecuencias de esta falta de información ciudadana fue la de aquellos vecinos con hasta 70 multas por circular o estacionar por la misma calle sin saber que estaba restringida al tráfico. Desde Pyramid Consulting señalan al tramo de Mártires de Alcalá, perpendicular a Gran Vía, como una de las zonas en la que más conductores «cayeron». Y, además, en repetidas ocasiones cada uno. De hecho, el Ayuntamiento, ya con PP y Cs al frente, decidió eliminar dicha calle del plano de Madrid Central. Precisamente aquí concurre otro de los puntos con los que las consultoras están recurriendo a los tribunales: la infracción continuada. «Varias sentencias del Tribunal Supremo señalan que, si alguien comete la misma infracción de forma continuada, lo que no puede hacer el Ayuntamiento es notificar todos los expedientes de golpe; debe dar la oportunidad al infractor de defenderse de la primera multa para que ese procedimiento se revise. De lo contrario, el Ayuntamiento se estaría aprovechando del desconocimiento de la norma para cebarse y poner, cuantas más multas, mejor».

Cambio de política

En todo caso, meses antes de que se pronunciara el TSJM, la política del Ayuntamiento con respecto a las sanciones ha cambiado. Así lo entiende Pyramid después de los recursos a multas que planteó en los meses de noviembre y diciembre. «Nos llevamos la sorpresa de que el Ayuntamiento ha archivado la mayoría de esos recursos a través de vía administrativa. Tenemos casos de gente con hasta 30 multas y que se les han anulado», dice Ynzenga. Así, parece que el Consistorio de PP y Cs «ha levantado la mano en los últimos meses, anulando las multas o bien dejando que prescriban». Como recuerdan en Pyramid, para infracciones leves como las de Madrid Central hay un plazo de cuatro meses para interponer recurso. Si el Ayuntamiento no contesta en ese plazo, la sanción prescribe. Así, en Pyramid se están encontrando con muchos infractores que que jamás tuvieron noticias del Ayuntamiento y, por tanto, sus multas han quedado en el olvido.

Si ya de por sí las consultoras jurídicas están teniendo éxito a la hora de ganar sus recursos de clientes individuales, la sentencia del TSJM no hace sino favorecer más los recursos que se interpongan a partir de ahora. Eso sin contar con que los tribunales aún deben pronunciarse sobre el recurso a toda la ordenanza que también interpuso Pyramid y que previsiblemente, como ha ocurrido ahora, podría determinar una vez más la anulación de Madrid Central.