Los escolares y docentes de Boadilla recibirán mascarillas gratuitas para el inicio de curso

El Ayuntamiento las distribuirá en todos los centros educativos, independientemente de que sean públicos, privados o concertados. En las próximas semanas se repartirán mascarillas en los buzones

Preparativos para la "vuelta al cole" en un centro educativo de Madrid
Preparativos para la "vuelta al cole" en un centro educativo de Madrid©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

Todos los escolares y docentes de Boadilla del Monte recibirán al inicio del próximo curso mascarillas textiles reutilizables. El Ayuntamiento tiene prevista su distribución en todos los centros educativos, independientemente de que sean públicos, privados o concertados, para que sean estos los que hagan entrega de las mismas a los escolares y a los profesores. El resto de vecinos, por otra parte, tendrá acceso a mascarillas quirúrgicas que, según fuentes del Ayuntamiento, serán repartidas en las próximas semanas en los buzones de las viviendas. En concreto, el Ayuntamiento de Boadilla del Monte ha adquirido por un importe de 100.000 euros 180.000 mascarillas quirúrgicas, 27.000 mascarillas textiles reutilizables de las cuales 19.000 son para niño (hasta 12 años) y 8.000 para adulto (a partir de 12 años), y 7.000 FFP2. Este nuevo reparto se suma a los que realizó el Ayuntamiento durante el estado de alarma, que alcanzó un total de 150.000 mascarillas quirúrgicas.

Para Javier Úbeda, alcalde de la ciudad, “este gesto no solo pretende ayudar económicamente a todas las familias del municipio y apoyar en la medida de nuestras posibilidades el inicio del curso escolar, sino también concienciar de la importancia de seguir cumpliendo las medidas sanitarias en estos momentos tan complicados”. La obligatoriedad de uso es para todas las personas de seis años en adelante, con algunas excepciones: aquellas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla; personas en las que resulte contraindicado por motivos de salud, debidamente justificados o que, por su situación de discapacidad o dependencia, presenten dificultades o alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización; en el desarrollo de actividades en las que sea incompatible usarla o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.