El miedo al contagio hace que se desplome el uso del transporte público en la capital

La ciudad de Madrid registra 3,5 millones menos de viajes diarios, aunque el coche privado y la bicicleta han recuperado terreno desde el final del estado de alarma

Que la pandemia ha cambiado la forma de moverse de los madrileños por la ciudad es una realidad incontestable. El coche y la bicicleta ganan terreno a costa del transporte público. El miedo al contagio es la clave a la hora de explicar esta transformación. Antes de que el coronavirus transformara nuestras vidas, el Metro y el autobús eran la primera opción para los vecinos de la capital. Ahora –también ocurrió durante el estado de alarma– son la tercera alternativa.

Así lo señala el informe que el Área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Borja Carabante llevó ayer a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid. La primera conclusión parece evidente: la movilidad se ha reducido, en términos generales, en un 35 % desde que finalizó el fin del estado de alarma hasta el pasado 8 de septiembre en comparación con el mismo periodo del año pasado.

El estudio, que ha sido elaborado por la Dirección de Planificación e Infraestructuras, recoge que antes del 14 de marzo –fecha en la que decretó el estado de alarma en todo el territorio nacional– se producían en la ciudad 9,3 millones de viajes un día tipo laborable con origen o destino Madrid. Desglosados por medios de transportes, esos desplazamientos se dividían así: el 36 % se realizaba en transporte público; el 35 % en vehículo privado y el 29 % a pie, en bici o en Vehículos de Movilidad Personal (VMP).

Caída de viajes de un 85%

Ese 14 de marzo lo cambió todo. De hecho, durante el estado de alarma y, muy especialmente, durante las tres primeras semanas, los viajes diarios cayeron un 85,4 % de media hasta situarse en 1,35 millones. Los trayectos en vehículo privado subieron durante esas semanas nueve puntos respecto a la etapa anterior a la pandemia, hasta representar el 44 % de los desplazamientos mientras los realizados en transporte público se desplomaron hasta el 25 %, lo que representó una caída de once puntos porcentuales. La movilidad en bicis, patinetes o VMP creció tres puntos, hasta el 32%.

Una vez levantado el estado de alarma, incluyendo el inicio de la actividad escolar, Madrid ha ido recuperando sus ritmos habituales también en lo que concierne a su movilidad. Con todo, la radiografía de cómo se mueven actualmente los madrileños dista mucho de la situación anterior al coronavirus. Durante la primera semana de septiembre se han contabilizado una media de 5,8 millones de viajes diarios, lo que supone un descenso del 36% de los desplazamientos generales si se compara con 2019. De este dato, el 36 % se realiza en vehículo privado, el 31 % en transporte público y el 33 % en bicis y patinetes.