Una solución (ya) para el Rastro

El acuerdo de reapertura toma forma mientras se aceleran las medidas sanitarias y de apoyo económico desde el Ayuntamiento de Madrid

Bien está lo que bien acaba. Y tratándose de un escenario humano como el Rastro, mejor. El Ayuntamiento de Madrid, comerciantes y vecinos alcanzaron a última hora del lunes un acuerdo para la reapertura del Rastro. En concreto se han puesto de acuerdo sobre el perímetro de este mercadillo atendiendo a la situación del Covid y sobre acciones de promoción por parte del Consistorio una vez se supere la pandemia.

El plan es que cuando se deje atrás la crisis sanitaria del coronavirus, el Gobierno municipal se ha comprometido a señalizar cada puesto, de manera que haya un control del lugar que ocupa cada uno de forma ordenada e “impulsará y promocionará el Rastro como actividad cultural”. Aún quedan por definir otros aspectos como el número de puestos, su distribución por las distintas calles y el aforo. Está previsto que la Junta Municipal de Centro convoque una nueva reunión cuando “haya realizado la distribución de los puestos y disponga del informe de la Policía en torno al aforo”. Ya el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, consideraba hace pocas horas que veía “probabilidades serias” de alcanzar un acuerdo con los comerciantes del Rastro. Algo que se concretó a última hora del lunes. Y todo, después de que el pasado viernes la Comunidad definiera la propuesta de apertura de los vendedores como una “opción razonable”. Esta propuesta pasa por la instalación del 50 por ciento de los puestos, turnándose los domingos, y en las ubicaciones habituales, aunque con ajustes para adaptarse a la situación marcada por el coronavirus. Una salida que es bienvenida en tiempos de inseguridades sanitarias y económicas, y que da confianza a cientos de familias que trabajan en un espacio que es más que un foro de comercio: una enseña de Madrid.