Un colegio de Madrid detecta cinco positivos en cinco clases diferentes

En Alcorcón, cuatro aulas de cuatro colegios diferentes también se ven obligadas a confinar a sus alumnos tras constatarse los primeros contagios

Una alumna de infantil en su vuelta al colegioMiguel BarretoEFE

La vuelta al cole se está traduciendo en un goteo constante de casos en todo el país. También en Madrid. En el colegio público Blas de Lezo, situado en el distrito de Fuencarral-El Pardo de la capital, se han confirmado en las últimas horas cinco casos positivos. Se da la circunstancia añadida de que estos cinco casos corresponden a cinco aulas diferentes. Cuatro de esos casos se han detectado en educación infantil y uno en educación primaria.

Los casos, según ha podido conocer LA RAZÓN, se han detectado en 3° B de primaria,otro en un aula de niños de 3 años (el grupo E de infantil); uno más en el grupo C de infantil de 3 años; otro en el grupo F de infantil de 5 años; y el último en el grupo B de infantil de 4 años.

Cuatro colegios con positivos en Alcorcón

La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, ha recalcado que son cuatro los centros educativos de la localidad que se han visto obligados a cerrar alguna de sus aulas tras detectarse un positivo de Covid-19 o algún contacto estrecho en las mismas. De Andrés ha dicho que, a pesar de que la Comunidad de Madrid no les haya aportado datos oficiales -"aun habiéndolos pedido"-, son cifras que maneja el Consistorio tras las “prospecciones” que han hecho en relación con el inicio de curso.

Entre los colegios en los que se ha tenido que cerrar una de sus aulas está el CEIP Daniel Martín, el Párroco Don Victoriano y el Clara Campoamor. También se ha procedido a la clausura temporal de otra clase en Amor de Dios, centro concertado. La primera edil ha lamentado la falta de respuesta dada desde la Comunidad de Madrid, no solo al Gobierno local, sino a los directores de los centros que, al producirse estas situaciones, llaman a Salud Pública “y tampoco obtienen una respuesta clara a cómo deben actuar”. Es por ello, prosigue la regidora, que cuando se dan estas situaciones, los directores “deciden mandar a los niños a casa”. “A este oscurantismo, o a esta falta de recursos que muestra de la Comunidad de Madrid, se le debe poner remedio de forma inmediata”, ha declarado, recalcando que “no es posible que en el inicio de curso no se pueda atender al teléfono para darle una directriz a los directores que se encuentran con este tipo de problemas”.