Vox exige menos consejerías para apoyar los presupuestos

Ayuso descarta reducir su Ejecutivo y emplaza a Monasterio a negociar las cuentas y otras leyes por responsabilidad

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, puso ayer las cartas sobre la mesa y esbozó las condiciones que llevará a la mesa negociadora con el Gobierno de Ayuso de cara a la aprobación de los presupuestos. Monasterio instó a la presidenta a que le presente un borrador de Presupuestos regionales con la firma del vicepresidente, Ignacio Aguado, incluida si quiere su apoyo para aprobarlos. «Como yo pensaba que dar la mano a alguien era cerrar un acuerdo y ya no estoy segura, sí que les pido que si quieren nuestro apoyo para los Presupuestos nos presenten un borrador, pero firmado también por Aguado; no vaya ser que luego cuando lleguemos a un acuerdo no forme parte del Gobierno y quiera votar en contra del Gobierno. Vamos a tener cuidado con esto», aseguró.

Monasterio reconoció sentirse «ilusionada» con esos Presupuestos: «Dejen de llamar a la unidad, lo que tiene que hacer señora Ayuso es gobernar, déjese ayudar, estamos dispuestos a ayudarla y a apoyarla». La portavoz de Vox lamentó que sus consejeros «no estén dispuestos a hacer el sacrificio» de echarse a un lado para reducir consejerías. «Creo que se puede trabajar 24 horas al día sin ser consejero. Les estoy pidiendo un gesto de apretarse el cinturón para que los españoles entiendan que estamos empatizando, lo que está sufriendo. Tienen consejeros que no saben ni dónde sentarlos, con qué fuerza van a decirle a Sánchez que elimine ministerios», insistió.

Asimismo, Monasterio retó a la presidenta regional a que en las próximas semanas presente un proyecto de ley de bajada de impuestos el cual asegura que firmará y aprobará, porque es más «conveniente que nunca». «¿Tienen el texto preparado? Se lo firmo y se lo apruebo, si el señor Aguado nos deja», lanzó, al tiempo que ha recordado a Aguado que es el vicepresidente gracias a «los votos de Vox».

En su réplica, la presidenta regional reiteró su voluntad de no eliminar consejerías de su Gobierno e indicó que, aunque para ella sería «muy fácil» cesar a algún consejero, también sería «injusto» y «desproporcionado», puesto que los necesita «a todos». «Yo no gobierno para los gestos, si gobernara para los gestos entonces sí sería la derechita cobarde», aseguró Ayuso, quien reivindicó la confianza que tanto ella como su vicepresidente y socio de coalición, Ignacio Aguado (Cs), tienen en su «gran equipo». Por ello alegó que, si bien es favorable a la «austeridad» y a la «reducción de la burocracia», de eliminarse consejerías en estos momentos «el perjudicado sería el ciudadano».

En su réplica a las intervenciones de los grupos de la oposición, la jefa del Ejecutivo recordó a Vox, su socio de investidura, que necesitará «su colaboración» para que salgan adelante las leyes anunciadas este lunes en la primera jornada del debate, además de los presupuestos para 2021.