Ayuso estudia reabrir el hospital de Ifema y confinar la zona sur

Es uno de los escenarios que está contemplando la Comunidad: dos pabellones podrían abrirse en 48 horas para ayudar a descongestionar los hospitales con más presión

El crecimiento de casos de covid «es sostenido» en la Comunidad de Madrid, pero se teme que las cosas puedan ir a peor, tal y como augura la OMS para los próximos meses. Por eso, el Gobierno de esta comunidad prevé endurecer las medidas tras la revisión quincenal que ha hecho de la evolución del virus. En este escenario, fuentes del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso reconocen a la LA RAZÓN estar valorando un amplio abanico de opciones entre las que se encuentran el establecimiento de limitaciones a la movilidad en determinados barrios de la capital y en municipios de la región en los que los niveles de contagios son más elevados. E incluso se está estudiando reabrir algunos de los pabellones del hospital de campaña de Ifema, las instalaciones de la capital dedicadas a las ferias. Ifema ya se convirtió en el pico de la pandemia en un elemento clave para ayudar a descongestionar en la medida de lo posible los hospitales más saturados y, ahora, el Gobierno madrileño valora volver a ponerlo en funcionamiento como un elemento de previsión que contribuya a evitar que los centros hospitalarios que vienen soportando una mayor presión en los próximos días se puedan ver abocados a una situación como la que vivieron en marzo y abril.

Ifema vuelve así a convertirse en hospital de campaña para atender los nuevos casos y evitar la saturación de la sanidad madrileña ante el previsible aumento de contagios en octubre y noviembre, tal y como ha advertido la OMS. De momento, ya se cuenta con que dos pabellones podrían reabrirse en 48 horas a la espera de que se termine de construir el nuevo hospital de Emergencias Isabel Zendal, especializado en epidemias y próximo a las instalaciones de Ifema.

Ayer, el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, anunció que Madrid comunicará este fin de semana esas nuevas restricciones a la movilidad y a las reuniones de personas, a pesar de que la situación epidemiológica «está estabilizada». La cuestión es que, aunque se están tomando medidas, «no es suficiente y creemos que es mejor actuar cuanto antes». Por eso, se pondrán en marcha otras nuevas más estrictas que las que se empezaron a aplicar el pasado 7 de septiembre. De hecho, también se prevé bajar el límite de reuniones de personas y confinamientos selectivos en las zonas con más casos. «Se hará por zonas básicas de salud o por áreas que tienen más incidencia», dijo. Y, en estos momentos, Puente de Vallecas, Usera, Villaverde y Carabanchel son las zonas que registran más casos, mientras que en la Comunidad, Parla, Getafe, Alcorcón y Alcobendas son las más afectadas.

El anuncio del viceconsejero desbarató ayer los planes del Ejecutivo autonómico al adelantarse y avanzar lo que horas después se pensaba comunicar en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de todos los miércoles. Esto llevó incluso a la desconvocatoria del encuentro de los medios después de la reunión del Ejecutivo autonómico, que se celebró de manera telemática, en un claro gesto de desautorización. «Hoy no había mucho que contar y sólo interesaban las medidas comentadas por Zapatero. Se ha adoptado la decisión de salir cuando estén cerradas», explicó un portavoz del Gobierno regional. Las medidas, no obstante, se conocerán el viernes.

Relajamiento

¿Por qué este endurecimiento de las medidas? El viceconsejero de Sanidad explicó que la decisión tiene que ver, en parte, con que «estamos viendo un comportamiento de relajación ciudadana que no nos podemos permitir. Es momento de insistir como nunca en el mensaje de cumplimiento estricto de las medidas adoptadas», sentenció. Porque «aunque estemos tomando medidas, nada vale si no somos responsables con la distancia de seguridad, con la mascarilla y con las medidas de higiene... Estamos en el peor problema sanitario de los últimos cien años, no sirve que actúe solamente la Administración», remarcó. El responsable de Sanidad aludía así a los «comportamientos irresponsables» de celebración de fiestas o botellones y los incumplimientos de cuarentenas o aislamientos.

De momento, a día de hoy, más de 90 personas han recibido un requerimiento de la Policía Local por no permanecer en su casa, a pesar de ser un caso confirmado. «Esto supone que se ha expuesto a otros cientos de personas y así es imposible cortar la cadena de transmisión», dijo.

Desde Salud Pública se han mantenido reuniones con la Policía Local y Protección Civil para intensificar los seguimientos de cuarentenas. También ha habido reuniones con el Ayuntamiento de Madrid y se iniciarán con otros ayuntamientos de la Comunidad para que haya más vigilancia. Más de 90 personas han tenido requerimiento de la Policía por no guardar la cuarentena. Además, se han registrado más de 500 incumplimientos en la Comunidad, según especificó la directora general de Salud Pública, Elena Andradas. Es por esto por lo que ahora «se notificarán por escrito la necesidad de cumplir el aislamiento y en caso de que, aún así, se produzcan incumplimientos, abriría la puerta a tramitar sanciones por incumplimiento de las medidas de aislamiento».

Para facilitar que los confinamientos se cumplan, Madrid está planteando al Ministerio la necesidad de reducir cuarentenas a siete días. «Más vale una cuarentena de siete días cumplida por un porcentaje alto que no cumplir las de 14 días», dijo Zapatero. Se trataría así de que su cumplimiento fuera más efectivo. «El beneficio que conseguiremos reduciendo el tiempo será mayor que cuarentenas largas incumplidas».

Según informó el responsable de Sanidad, en la última semana se ha estabilizado el número de casos detectados. Sólo en los últimos siete días se han detectado 19.483 casos y, desde el inicio de la pandemia, hay más de 130.000 confirmados con PCR positiva en la Comunidad de Madrid. Además, hay contabilizados 130 brotes, aunque sólo 23 siguen todavía activos.