Así es San Diego, el barrio vallecano con más contagios de Europa

Esta zona de Vallecas presenta casi el doble de casos de los que han llevado a Sol a actuar. Sus dos zonas básicas de salud quedarán confinadas y en su interior, los 43.899 empadronados

La Comunidad de Madrid aprobó ayer una serie de medidas sobre 37 zonas básicas de salud de la región. Lo hizo con urgencia para contener el virus. Y fijó un baremo para actuar: el hecho de que en estas áreas se haya superado la barrera de los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Si ése es el indicador para actuar, da la impresión de que en San Diego, uno de los barrios que conforman el distrito de Puente de Vallecas, se llega algo tarde. Es de hecho la zona de Europa con un tasa de incidencia acumulada más alta: 1.903. Esa cifra corresponde a una de sus zonas básicas de salud, la de Martínez de la Riva. En la zona vecina, la bautizada como el barrio –San Diego– la tasa de incidencia acumulada es de 1.444. Entre ambas zonas básicas de salud reúnen un total de de casi 2.500 casos.

Con unas dimensiones de 106,9 hectáreas y una densidad de población de 410 habitantes por hectárea, el número total de vecinos en San Diego es de 43.899, con 23.917 de nacionalidad española y otros 13.982 de otras nacionalidades. Los mayores de 65 años, por tanto, los más expuestos a las peores consecuencias del virus son 5.925 personas. Aunque aquí la media de edad es algo menor que en el conjunto de la ciudad con una edad promedio de 40,5 años.

Hay otra estadística que ayuda a comprender por qué en zonas como el barrio de San Diego es más difícil contener la transmisión comunitaria: la composición y la propia morfología de los hogares. Porque, al contrario de lo que exponen algunos análisis ondeados en estos días, la pandemia también entiende de clases sociales. Y al igual que la esperanza de vida es más alta en el norte que en el sur de la ciudad, el hecho de que sólo entre Villaverde, Puente de Vallecas, Usera y Carabanchel reúnan a una cuarta parte de la población de la capital constituye un elemento decisivo para que el covid encuentre aquí, en espacios con mayor densidad y con hogares más pequeños y con más miembros en su interior, el contexto perfecto para su propagación. De hecho, de los 16.135 hogares que existen en San Diego, casi en la mitad (7.062) viven tres personas o más. De ese total, en 2.804 viviendas residen habitualmente tres personas y en 1.996 lo hacen cuatro. O al menos, según lo recogido en los datos publicados en los registros estadísticos del Ayuntamiento de la ciudad. Pero la cosa se complica aún más en los 2.262 hogares en los que viven, al menos cinco personas. Ahí es difícil mantener las distancias y el aislamiento ante un positivo del virus.