“Ha sido una de las acciones más importantes de mi vida”

Un policía nacional salva la vida a un niño que se había atragantado con una aceituna y estaba a punto de morir

El niño de dos años tuvo la suerte de que cerca de casa viviera un agente de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Jefatura Superior de Madrid. Los hechos han ocurrido en la localidad de Villarejo de Salvanes. El agente estaba fuera de servicio. El menor sufría un atragantamiento con una aceituna.

“Estaba en mi casa y escuché gritos fuera, me acerco al lugar y observo varias personas muy alteradas entre ellos un padre y su hijo gritando que se había tragado una aceituna, veo como un forestal agarra al niño por detrás, valoro la situación unos segundos y veo claro lo que tengo que hacer ya que el niño no expulsa la aceituna. Le pido al forestal que me deje al niño y le doy unos golpes entre los omoplátos sin ningún resultado, por lo que comienzo la maniobra de Heimlich: le coloco y le aplico compresiones abdominales y al minuto sale la aceituna...comienza a recobrar el color y la respiración...a los 4 ó 5 minutos llega 112 y se hace cargo del menor y yo le digo a su padre que mañana me pasaré para ver como se encuentra el niño...me meto en mi casa....una de las mejores intervenciones que he tenido en años...he sentido total satisfacción...”. El testimonio del agente no precisa de más comentarios.