«Operación Perpinyà» para tumbar a Díaz Ayuso

El último recurso de Más Madrid para avivar la moción de censura: una Mesa de Emergencia a la que invita a Cs y en la que tratará de involucrar a colectivos de la sociedad civil

Desde hace meses, prácticamente desde el arranque de la legislatura, los tres partidos de la izquierda en la Comunidad de Madrid se marcaron como objetivo azuzar el fantasma de una crisis entre el Partido Popular y Ciudadanos para hacer caer a la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Conscientes de que populares y naranjas, con el concurso externo de Vox, superan el umbral de la mayoría absoluta, el frente conformado por el PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos necesita de la implosión del Ejecutivo de la Puerta del Sol para poder acceder al poder antes de los comicios regionales de 2023.

Y en un escenario en el que el jefe de la bancada socialista, Ángel Gabilondo, ha ejercido una labor de oposición intermitente –cuestionada, en ocasiones, hasta desde sus propias filas por su falta de «punch» contra Ayuso– y en medio de los rumores sobre la posibilidad de que abandone la Asamblea de Vallecas para ser el nuevo Defensor del Pueblo, los líderes de Más Madrid se han convertido en este tiempo en los principales defensores de la moción de censura como el instrumento más acertado para hacer caer a Díaz Ayuso. «La gente no puede más y está pidiéndola a gritos. Al que le tiemblen las piernas que se apoye en el de al lado», llegó a señalar esta semana Pablo Gómez Perpinyà, portavoz de Más Madrid en el parlamento autonómico, durante el Debate del Estado de la Región. Si Gabilondo y los socialistas no se atreven, aquí estoy yo, podría ser la traducción del mensaje lanzó en sede parlamentaria este joven jurista de 30 años que se vio obligado a tomar el timón del cuarto grupo parlamentario en Madrid tras la espantada de Iñigo Errejón pocos meses después de las autonómicas de 2019.

Fiel a su estrategia de seguir avivando el debate en torno a la moción de censura, Gómez Perpinyà remitió ayer una carta a los portavoces de PSOE, Ciudadanos y Unidas Podemos en la Asamblea para explorar los caminos que conduzcan a una moción de censura. «Sacar a Ayuso de la Puerta del Sol es una prioridad para la que trabajamos activamente», señalan desde el grupo de Más Madrid. La operación que el portavoz de este grupo ha lanzado –coincidiendo con el día en el que la presidenta madrileña y su Gobierno aprobaron la orden para tratar de contener la expansión del virus en los barrios más afectados– pasa por la conformación de una «Mesa de Emergencia Madrileña» cuyo único objetivo es hacer prosperar la moción de censura.

Argumentan desde el partido fundado originariamente por la ex alcaldesa de la capital Manuela Carmena que la «situación en la Comunidad de Madrid es muy delicada» en términos sanitarios, con, según afirman, 19 puntos por encima de lo que la OMS considera una zona con la pandemia descontrolada y después de que en apenas una semana se haya pasado de un 17% de ingresos con covid a un 21% y la incidencia acumulada –el número de casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días– se haya situado ya en 619.

La estrategia de Gómez Perpinyà y de su grupo pasa por involucrar en esa Mesa de Emergencia a colectivos de la sociedad civil madrileña. «El objeto de esta mesa es sacar la moción de censura del ámbito de los intercambios declarativos en los medios de comunicación y comenzar un proceso de diálogo que la convierta en una realidad». A pesar del escenario excepcional y de emergencia que vive la región, el plan es firme. De hecho, en la carta remitida a los grupos de la Asamblea –a todos menos al PP y a Vox– se llega incluso a señalar que la «situación tan complicada que vivimos, y que se avecina todavía peor, va a facilitar que encontremos una solución alternativa al desastre de gestión de los últimos meses».

Reconocen en el grupo de Más Madrid su voluntad de acudir a la Mesa de Emergencia «sin más a prioris ni líneas rojas que el de sacar a la actual presidenta de la Puerta del Sol y antepondremos ese objetivo a cualquier diferencia que pueda surgir en las conversaciones. Nuestra voluntad de acuerdo es total. Estamos abiertos a hablar de cualquier cosa y valorar todos los escenarios que hagan falta».

La insistencia en la vía de la moción de censura llega apenas unos días después de que tanto PP como Ciudadanos reafirmaran su compromiso de seguir gobernando en coalición con la prioridad de revertir la crisis sanitaria y la crisis económica que golpea a la región al igual que al resto del país. Fuentes del Ejecutivo regional insisten en que es una vía muerta por más que la izquierda agite el fantasma. Y dan por hecho que Cs ni ayudará en esa operación ni acudirá a la mesa propuesta por Gómez Perpinyà.