Illa da un ultimátum a Ayuso y no descarta la intervención

El ministro de Sanidad pide medidas más contundentes y Madrid aporta datos que apuntan a una ralentización de los contagios

El Gobierno central y la Comunidad de Madrid volvieron a sentarse ayer en una mesa para tratar de atajar la segunda ola en la región. Lo hicieron tras los desencuentros de finales de la semana pasada y las advertencias de Moncloa para acometer un confinamiento más estricto. Se sentaron y hablaron durante cerca de dos horas, pero se levantaron sin acuerdo.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistió en la necesidad de que Madrid aplique medidas más duras. Que serían las siguientes: restricciones de movilidad para áreas con una incidencia acumulada de 500 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, prohibir el consumo en las barras de los bares y limitar la ocupación de las terrazas de los establecimientos de hostelería al 50%. En ello volvieron a insistir Illa y Fernando Simón en la reunión de ayer. Exigencias que, de llevarse a la práctica, supondrían confinar toda la capital –los 21 distritos de la ciudad– y cerca de 70 municipios de la región, al estar por encima de ese umbral de 500 positivos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

Para el Gobierno de Sánchez, las medidas de la Comunidad de Madrid no son suficientes. «Vamos tarde», aseguró Illa. El ministro explicó que Madrid notificó ayer 13.449 nuevos contagios de los 31.788 registrados por las comunidades (un 25% del total), que suponen además, respecto a las cifras del pasado viernes, «el dato más alto que ha habido en la segunda ola».

Desde la Comunidad de Madrid, sin embargo, se considera que en la última semana la evolución epidemiológica en la región demuestra una cierta ralentización en el número de contagios y también en el volumen de ingresos hospitalarios. «Se desploman los ingresos hospitalarios por covid en la última semana (-66%) y bajan también en las UCI (-11%). Invertimos la tendencia también durante el fin de semana: menos ingresos que hace siete días. Nuestra estrategia sanitaria funciona», aseguró Díaz Ayuso a través de sus redes sociales.

El Gobierno regional de Ayuso defiende sus criterios de monitorización diaria del virus para implantar los confinamientos selectivos y, por ello, pide al Ministerio de Sanidad explicaciones del porqué utiliza el criterio de 500 casos por 100.000 habitantes de incidencia acumulada de contagios para hablar de restricciones. «¿Por qué se utiliza este criterio y no otro y sólo se aplica para Madrid y no de manera homogénea para el resto de España?», se preguntó el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en una rueda de prensa tras reunirse con el ministro Illa.

Escudero defendió el criterio de Madrid de utilizar la zona básica de salud como forma de monitorización y el cruce de los datos epidemiológicos con los asistenciales como la base para la toma de decisiones. Es más, justificó que sus confinamiento selectivos ya han provocado una caída del 55% en el total de los ingresados con respecto a la semana anterior. Ruiz Escudero aseguró que «no contemplamos que se intervenga Madrid porque no reunimos ninguno de los criterios para esa posible intervención».

Es más, aseguró que «no se ha planteado en ningún momento y esa vía sería muy difícil de entender para muchos madrileños», dijo. También lanzó una advertencia: «Que el Gobierno no tenga ni siquiera la tentación de poder pensarlo». En la reunión con el ministro de Sanidad, según Escudero aclaró, «no se ha hablado de plazos» y «hemos quedado en seguir hablando», aunque «desde la colaboración, no desde la imposición», dijo.

Respecto a la amenaza de una posible intervención sanitaria de la región, en el Gobierno de Ayuso respiran más tranquilos desde ayer. De hecho, tal y como reconocen fuentes próximas a la presidenta, no creen que Moncloa baraje ese escenario a día de hoy: «El gobierno central aseguró que el Consejo de Ministros del martes (por hoy) intervendría la Comunidad de Madrid y, después de la reunión con el consejero, no parece que lo hagan. Los datos positivos que va dando la Comunidad de Madrid son definitivos. Que vienen semanas complicadas, lo sabemos todos», aseguraban anoche esas fuentes.

Los que sí reclaman una intervención de Madrid son los grupos de la oposición al Gobierno de Ayuso. El portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, Pablo Gómez Perpinyà, exigió este lunes al Gobierno de España que intervenga Madrid para aplicar la fase 1 y recriminó a Moncloa que «dar plazo al desgobierno de Isabel Díaz Ayuso es hacerse su cómplice».