«Siempre un clásico en esta pantalla»

La histórica sala de la capital reabre seis meses después con Tornatore y Godard

El Pequeño Cine Estudio, una institución en el mundo de la exhibición cinematográfica en Madrid, vuelve a abrir este viernes con toda una declaración de intenciones, la inclusión en su cartelera de «Cinema Paradiso» junto a «La mujer casada» y «Banda aparte», dos clásicos de Godard.

La cinta de Giuseppe Tornatore, que se repuso el pasado junio en 150 cines de todo el país, coincidiendo con la reapertura de la gran mayoría de las salas españolas, ha sido también elegida para la nueva andadura del Pequeño que, con 43 años a sus espaldas, es el único cine en versión original subtitulada que queda en la capital de la época de la Transición.

Su fundador, el empresario abulense José Gago, señala a LA RAZÓN que la elección de los títulos para este retorno no es casualidad, en plena lucha contra la pandemia y tras un cierre de seis meses. «Precisamente es esa la circunstancia, el renacer, igual que en la cinta de Tornatore cuando se incendia la sala, surge el Nuovo Cinema Paradiso».

Gago, cinéfilo y emprendedor con décadas de profesión a sus espaldas, apunta que «hemos decidido abrir con cine auténtico de arte, como lo llaman en Francia: dos películas de la “nouvelle vague” de uno de los grandes, Jean-Luc Godard, y dos de sus filmes imprescindibles».

El director francés es uno de sus realizadores de referencia, y José Gago quiere abarcar en esta etapa «la mayoría de su filmografía, además de ciclos de otros cineastas de renombre».

Sobre el retraso con respecto al resto, Gago explica que para él hubiera resultado «angustioso que en mi sala se hubiera producido un brote; hubiera sido nefasto». Dice haber resistido «por precaución, pero llegado el momento tampoco se puede aguantar con el local cerrado de continuo. Lo que no esperábamos es que justo ahora se produjera esta situación de nuevos confinamientos».

Lo tienen «todo preparado y anunciado, así que iremos adelante con ello y si hay que parar pues se hará si no queda más remedio», apunta. En cualquier caso, en el cine han adoptado «todas las medidas, desde geles a sistemas de limpieza», y se ha hecho un plano para que el público pueda elegir asiento. Acorde a los tiempos, el aforo se ha reducido al 30%, lo que se traduce en 30 butacas disponibles. «No es comercial en absoluto, pero teníamos que hacerlo alguna vez», asume el exhibidor.

Arrancan con clásicos porque el Pequeño Cine Estudio «se ha caracterizado siempre por eso. Teníamos un eslogan que decía: “Siempre un clásico en esta pantalla”, y vamos a seguir manteniéndolo», mira hacia el futuro Gago con optimismo pese a todo.

La semana próxima tendrán ya alguna película comercial –«Un diván en Túnez»–, independientemente de seguir con clásicos de todos los tiempos, y retomarán pases «de títulos que quedaron funcionando en el momento del cierre», como «El oficial y el espía», de Roman Polanski.

El Pequeño Cine Estudio abrirá en principio solamente el fin de semana y el jueves 8. A partir de ese día irán viendo si completan la semana o se repite el esquema: viernes, sábado, domingo y jueves, como en esta reaparición.

También por ahora habrá solo tres pases, de manera que pueda haber más tiempo entre uno y otro para la limpieza y adecuación del local –que ha sido sometido a una puesta a punto que incluye un repintado– ante las medidas preventivas por la pandemia.

De momento no habrá día del espectador, que suele ser el lunes, pero los precios se mantienen. Todo está a punto para vivir la magia del mejor cine en una sala que ya es historia.

Más información en su web: http://www.pcineestudio.es