¿Miedo a los museos? Las visitas caen más de un 80%

Al igual que las estatales, las salas madrileñas han visto cómo el público de la capital ha descendido. Con todo, otras se han visto favorecidas

Hay una regla de oro en el sector museístico: si en el Prado bajan las visitas, en el resto ocurrirá algo parecido... o peor. El número de público registrado en la emblemática pinacoteca descendió este verano un 82%. No fue la única víctima: el Reina Sofía tuvo una caída cercana al 85%; el Thyssen, casi un 70%... Ni qué decir tiene que el resto de museos de la capital y la región, menos destacados pero que siempre han mantenido un envidiable número de visitantes, se han visto arrastrados. Como señalan desde el sector, y pese al levantamiento del estado de alarma, la caída del turismo y el pánico de los madrileños a entrar en recintos cerrados han hecho el resto. Y eso, a pesar de que el visitante potencial tiene más posibilidades de contraer el coronavirus de camino al museo que en el museo mismo, donde las medidas de seguridad son extremas. Los nuevos confinamientos no hacen sino indicar que esta tendencia se mantendrá.

Desde la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid señalan a LA RAZÓN que los museos gestionados por el Ejecutivo regional fueron «pioneros» en su reapertura, el pasado 26 de mayo, y tras implantar todos los protocolos sanitarios, de seguridad y de conservación de los bienes culturales. Se comenzó con un 33% de aforo máximo que fue aumentando según lo establecía la normativa, hasta llegar a la «nueva normalidad» del 75 %. ¿Cuál es el saldo a día de hoy? Algunos han visto «muy mermado» su número de visitantes. Destaca en este sentido la Casa Museo Lope de Vega, todo un tesoro del Barrio de Las Letras, donde el autor de «El perro del hortelano» creó algunas de sus obras más inmortales. De 33.712 visitantes en el verano de 2019 ha pasado a los 6.069 en 2020. Una caída que supera el 80 por ciento.

Casa Natal de Cervantes

Mientras, destinos tan turísticos como el Museo Casa Natal de Cervantes, en Alcalá de Henares, también han visto su público reducido. Si solo en junio de 2019 registró más de 14.500 visitas, esa cifra no se alcanza ni siquiera sumando los meses de junio, julio y agosto de 2020, en el que se han superado por poco las 12.000.

No hay que olvidar las salas municipales gestionadas por el Ayuntamiento de la capital: el Museo de Historia de Madrid, el Templo de Debod, el Museo de Arte Contemporáneo, el Planetario... Desde el Área de Cultura, Turismo y Deportes señalan las cifras que denotan este retroceso. El pasado julio y agosto, obtuvieron algo más de 28.000 espectadores. En el mismo periodo de 2019, la cifra superó los 170.000. En ambos meses, el descenso ha sido del 84%.

«Sí que lo hemos notado que se ha reducido la entrada. Somos un museo bastante turístico –siempre hemos recibido las visitas de grupos escolares de otros países– y estamos supeditados a las medidas sanitarias. Pero no estamos parados. Seguimos lanzando actividades y continuamos activos», afirman a este diario desde el Museo Sorolla, en el barrio de Chamberí, centro estatal que mantiene vivo el legado del pintor valenciano. En estos momentos, y hasta el próximo 10 de enero de 2021, puede contemplarse la exposición «Sorolla Femenino Plural». Aparte de que las aglomeraciones ya pertenecen a la era pre-covid, este museo de la calle General Martínez-Campos puede presumir de ser un museo tranquilo, en el cual siempre se ha cuidado mucho la cantidad de público que podía acceder. «Los comentarios de la gente al respecto, como los que nos dejan en redes sociales, son siempre muy positivos», añaden.

Con todo, hay museos que sí han conseguido esquivar la crisis. Sobre todo aquellos que se encuentran fuera de la capital. ¿El motivo? Que en este atípico verano, muchos madrileños han apostado por el turismo de proximidad. Así, el Museo Picasso de Buitrago del Lozoya, nutrido sobre todo por las obras que el pintor malagueño dedicó a su barbero, Eugenio Arias, ha logrado la proeza de aumentar ligeramente las visitas: 8.580 en 2020 frente a los 8.299 de 2019; lo mismo ha ocurrido con el Centro de Interpretación de Nuevo Baztán, recinto que recrea las industrias del lugar en los reinados de Carlos IV y Felipe V: 3.057 frente a 3.084. Por su parte, y pese al descenso de las visitas, el castillo de Manzanares El Real se ha erigido como el espacio patrimonial gestionado por la Comunidad que más visitantes ha recibido este verano 18.324 personas, frente a los 23.519 del año pasado.

Medidas contemporáneas

Para la Consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz, «es una satisfacción saber que el público de nuestros museos ha acudido desde el primer momento de reapertura a las salas. Esto indica por una parte que, como venimos diciendo, la cultura es segura, y por otra que tanto los espacios como los visitantes han hecho un esfuerzo para adaptarse a una nueva realidad que no nos puede privar de disfrutar de exposiciones y museos». Una serie de museos preparados para la ocasión, como el CA2M de Móstoles ha implantado una señalética moderna y contemporánea sobre las medidas sanitarias obligatorias, siguiendo «la estética y el espíritu de uno de los centros más innovadores del país en lo que a arte actual se refiere». «El hecho de que las circunstancias hagan que se realice más turismo de proximidad supone además de que muchas personas descubran algún nuevo espacio de la región, y que comunidades Limítrofes visiten no solo nuestros grandes museos, sino diferentes joyas de nuestro rico patrimonio cultural», concluye Rivera de la Cruz.