Madrid trabaja contra reloj para trasladar al Gobierno una orden con restricciones contra el coronavirus

La Comunidad de Madrid está celebrando desde primera hora de esta tarde reuniones con los técnicos de la Consejería de Sanidad para elaborar una orden que sea “trabajada y completa, pero sencilla”

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid está trabajando en una orden con medidas para combatir el coronavirus que trasladará al Gobierno central después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid haya rechazado las restricciones a la movilidad decretadas por el Ministerio en diez municipios madrileños, incluida la capital.

Fuentes del Gobierno regional han informado de que la Comunidad de Madrid está celebrando desde primera hora de esta tarde reuniones con los técnicos de la Consejería de Sanidad para ultimar la elaboración de una orden que sea “trabajada y completa, pero sencilla”.

La elaboración de esta orden es una "prioridad ineludible antes de convocar una nueva reunión del Grupo COVID-19 entre ambas administraciones", según las mismas fuentes.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha pedido esta mañana al Gobierno central que se siente a negociar para elaborar antes de mañana una orden con “medidas claras, sensatas, justas, ponderadas y que se cumplan” después de que el TSJM haya tumbado el cierre de Madrid ordenado por el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Como signo de buena voluntad, Ayuso ha anunciado que va a retirar las medidas cautelares que presentó la Comunidad de Madrid en la Audiencia Nacional contra los confinamientos de Illa “para evitar confusión a los ciudadanos”.

Es por esto por lo que ha propuesto retomar el “diálogo y ayuda”, como, a su juicio, ocurrió hace unos días, cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudió a la sede del Gobierno regional y “se comprometió a ayudar, pero luego no cumplió”. “Pedimos hacer las cosas con el tiempo y la prudencia que nos han negado creando un caos normativo en el que nadie sabe ya a qué atenerse. Pedimos ir juntos y de manera homogénea con una normativa sencilla y clara que todas las administraciones autónomas podamos cumplir”.

Madrid ofrece diálogo, test de antígenos y ha pedido que la ley permita llevarlos a las farmacias de toda la Comunidad de Madrid. También ha solicitado seguir adelante con sus medidas de confinamiento selectivos, que “eran acertadas”.

Ayuso ha dejado claro que las medidas del Gobierno central “eran precipitadas, no consensuadas y afectaban a derechos fundamentales de millones de ciudadanos”. Y, sin embargo, ha defendido los confinamientos selectivos, por áreas de salud, propuesta por su Gobierno como una fórmula que estaba dando resultados. Así, tal y como ha detallado, el índice de contagio de Madrid capital está ya en 465 por 100.000 habitantes de incidencia acumulada, por debajo de la orden del propio gobierno (establecía 500) y en 507 de media de la Comunidad. Además ha añadido que ya ha bajado la presión hospitalaria, en Urgencias, las llamadas al Summa 112.

No obstante, la presidenta regional también ha reconocido que éstas siguen siendo unas cifras preocupantes teniendo en cuenta que sólo ayer fallecieron 37 personas en Madrid. “No podemos confiarnos”, ha advertido en una comparecencia desde la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional.

Del mismo modo ha pedido a la Delegación del Gobierno que ayude con Policía Nacional y Guardia Civil junto a las Policías Locales, “para que no paguen justos por pecadores y que los restaurantes que están cumpliendo las normas no se cierren por culpa de quienes no lo están haciendo. Mientras hay bares que están cerrados, hay fiestas privadas sin ningún tipo de responsabilidad hundiendo sin sentido a la hostelería madrileña”.

Por último, la presidenta ha pedido no salir de Madrid a lo madrileños y seguir todas las recomendaciones sanitarias, ahora que llega el puente.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha pedido por la mañana una reunión del Grupo COVID-19 a la Comunidad de Madrid para analizar el auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que rechaza las restricciones a la movilidad que entraron en vigor el 2 de octubre al entender que afectan a los derechos y libertades fundamentales.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado tras el auto que es preciso “poner todos los instrumentos y medidas encima de la mesa”, sin descartar la declaración del estado de alarma.

Antes de que el Ministerio de Sanidad ordenase al Gobierno regional las medidas restrictivas para diez municipios, el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso había establecido la limitación de movilidad en 45 zonas básicas de salud.

Desde el pasado lunes 5 de octubre, el Gobierno regional mantuvo esta estrategia en tres zonas básicas ya que el resto estaban incluidas en los diez grandes municipios donde ya había limitaciones.