El virus impulsa las mesas telemáticas de contratación en los concursos públicos

El Gobierno de Ayuso busca aumentar la concurrencia y la agilidad en las licitaciones del sector público

La pandemia que ha paralizado el planeta desde principios de año ha transformado de una manera significativa el entorno laboral de millones de personas. El teletrabajo y las reuniones telemáticas parecen haber llegado para quedarse y así lo han entendido también las administraciones públicas. La Comunidad de Madrid, de hecho, elaboró recientemente, a través de la Consejería de Hacienda, un protocolo para regular el teletrabajo de sus funcionarios. La intención del área que dirige Javier Fernández-Lasquetty es que, una vez superada la pandemia, el trabajo a distancia se mantenga con los objetivos de promover una mayor flexibilización y de dar más importancia al cumplimiento de los objetivos. Junto a ello, la Comunidad ha implantado las denominadas oficinas virtuales o las vídeoconsultas.

Dentro de esta misma estrategia, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha implantado varias iniciativas que buscan modernizar la administración autonómica, facilitar las gestiones a los ciudadanos y apostar por la conciliación de los empleados públicos de la Comunidad de Madrid. Esto se ha extendido a uno de los procedimientos más habituales en el ámbito de la gestión regional: las mesas de contratación. De hecho, tal y como informan desde la Consejería de Hacienda, ya se pueden celebrar las reuniones de las mesas de contratación a distancia con total garantía, asegurando la identidad de los participantes, sus intervenciones durante el proceso y la interacción entre todos los actores involucradas en el procedimiento gracias a las posibilidades que ofrecen las tecnologías. Según las estimaciones de la Dirección General de Patrimonio, Contratación y Tesorería, se van a poder llevar a cabo más de 12.000 mesas virtuales al año. Para ello se ha optado por la aplicación Teams de Microsoft junto al sistema de licitación electrónica «Licit@». Ambas herramientas garantizan la seguridad durante todas las etapas del procedimiento y la integridad y el secreto de las ofertas.

Mayor transparencia

La principal ventaja de estas mesas de contratación online es que se evitan desplazamientos, lo que supone un aliciente para los licitadores que no se encuentren presencialmente en Madrid. Hay que tener en cuenta, además, que para un mismo proceso de contratación la mesa debe reunirse generalmente varias veces: para calificar la documentación acreditativa, para valorar la subsanación de defectos, para la apertura de sobres o para adjudicar el contrato, entre otros. Las reuniones a distancia transcurren del mismo modo que las presenciales, se realizan las mismas actuaciones y se sigue el mismo procedimiento, con la diferencia de que a los actos públicos para la apertura de las ofertas pueden asistir los licitadores desde cualquier lugar de España o de fuera de ella.

Desde el Gobierno regional añaden más ventajas a este sistema: el incremento de la concurrencia, el aumento de la transparencia, la simplificación y agilidad de los procesos y la reducción de costes tanto para los aspirantes como para la Administración.