Madrid: una donación de 4 millones de mascarillas para los distritos y municipios más afectados

Se trata de una iniciativa de las empresas Redpop y Aikon Logist

Redpop, empresa española de distribución de material de protección individual, y el grupo de empresas Aikon Logist, expertos en logística y Supply Chain, han donado un total de 4 millones de mascarillas para distribuir de manera gratuita en los distritos y municipios más afectados por la Covid-19 en Madrid. Para ello contarán con la ayuda de organizaciones no gubernamentales como Cáritas, Cruz Roja Española, Fundación Lares, Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) y Hermanas Hospitalarias de Madrid, quienes distribuirán las mascarillas presencialmente a los diferentes colectivos desde sus diferentes sedes en la Comunidad de Madrid.

Desempleados, familias con niños, inmigrantes, personas mayores o colectivos en situación de vulnerabilidad económica, serán algunos de los ciudadanos de Madrid, que podrán recibir de manera gratuita desde el 19 de octubre, y en función de sus necesidades individuales y familiares, los packs solidarios. El objetivo es que cada beneficiario pueda renovar con asiduidad sus mascarillas según lo establecido por las autoridades sanitarias.

Las mascarillas donadas para este fin son quirúrgicas, de tres capas y de un solo uso, y cuentan con la certificación UNE0064-1. Todas ellas se distribuirán desde las distintas asociaciones a través de packs familiares de 50 unidades, para garantizar de forma temporal la necesaria sustitución de mascarillas.

Según Francisco García, portavoz de esta iniciativa, “nuestro objetivo con esta donación es ayudar, en la medida de lo posible, a frenar la curva de contagio que está provocando la Covid-19 en Madrid. La mejor manera de frenar la propagación del virus es protegiéndonos y protegiendo a los demás, por ello queremos garantizar que los madrileños que lo necesiten puedan contar cada día con recambios suficientes de mascarillas nuevas y limpias”.

El necesario y obligatorio uso de la mascarilla, tanto en espacios abiertos como cerrados, derivado de la pandemia, supone un gasto extra para las familias y para las personas más vulnerables económicamente. Un sobreesfuerzo que muchos no se pueden permitir.

En este sentido, se estima que una familia estándar puede gastar en mascarillas entre 70 y 150 euros cada mes. Esto hace que haya personas que se vean obligadas a reutilizar mascarillas más allá de su vida útil, lo que provoca que vayan desprotegidos y que incluso, en caso de contagio, infecten sin saberlo a otros.