Estos cinco distritos de Madrid, además de Majadahonda y Parla, en riesgo de seguir confinados tras el estado de alarma

Ayuso perfila la orden que sustituirá al estado de alarma con una decena de áreas con una tasa de contagios superior a los 500 casos

El viernes decaerá el estado de alarma en Madrid. Sin voluntad por parte del Gobierno de Pedro Sánchez de llevar al Congreso de los Diputados la propuesta para prorrogar estas medidas excepcionales en la región, el control del virus quedará en manos de las decisiones sanitarias que sepan arbitrar desde Moncloa y la Puerta del Sol.

Por parte del Ministerio buscarán pactar con las comunidades un protocolo común de actuación que contemple medidas concretas en función del nivel de contagios que se detecte en cada territorio del país. Desde la administración regional madrileña, también se avanza en estas horas en la redacción de una orden con medidas para reducir el impacto de esta segunda ola y minimizar los niveles de contagios especialmente en las zonas más afectadas.

Desde el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso defienden la importancia de actuar en las áreas con una mayor transmisión comunitaria y, al tiempo, permitir que la actividad económica se mantenga en unos niveles que eviten un colapso total. Por ello, la apuesta de la Consejería de Sanidad seguirá siendo establecer límites especiales a la movilidad de las personas por zonas básicas de salud. Desde hace semanas, el entorno de Ayuso y la propia presidenta vienen insistiendo en que los confinamientos perimetrales por áreas sanitarias son los que han permitido aplanar la curva de esta segunda ola. También recalcan que esas actuaciones quirúrgicas se han demostrado más efectivas que el estado de alarma impuesto por Pedro Sánchez, tal y como señalan las cifras de movilidad en la capital, en la que se ha registrado una mayor intensidad de desplazamientos en la ciudad desde el pasado viernes.

Fuentes del Gobierno de Ayuso reconocen a LA RAZÓN que la orden que se conocerá en los próximos días con el objetivo de dar el relevo al estado de alarma dará continuidad a las medidas aplicadas en las zonas sanitarias confinadas con carácter previo al estado de alarma, situando la salud en primer plano, pero desde el convencimiento de que no es posible otro parón económico. En este escenario, los responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid deberán fijar el umbral de contagios a partir del cual se deberán establecer esas restricciones. Hay que tener en cuenta en este punto cómo la región ha reducido hasta casi la mitad la tasa de incidencia acumulada (el número de positivos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas) especialmente en los enclaves que soportaban una mayor transmisión del virus. Falta por saber, por tanto, si ese umbral se fijará en los 500 casos de incidencia acumulada –que fue el requisito inicial puesto sobre la mesa por el ministro Salvador Illa para evitar la aplicación del estado de alarma– o si ese valor se modifica al alza o a la baja. Si finalmente fueran esos 500 casos por cada 100.000 vecinos en las dos últimas semanas el punto de no retorno para actuar, una decena de municipios y distritos de la capital correrían el riesgo de permanecer confinados tras el levantamiento del estado de alarma.

Dentro de la capital, un total de cinco distritos presentan niveles de contagio por encima de ese umbral. Tres de ellos soportan restricciones desde hace semanas, antes incluso de la declaración del estado de alarma. Se trata de Puente de Vallecas, Usera y Villaverde. A ellos se unen Tetuán y Moratalaz. Villaverde tiene actualmente una tasa de incidencia acumulada de 614,99 con un total de 916 positivos en las últimas dos semanas. En Usera, la incidencia acumulada es de 550 y los casos de estas dos últimas semanas han sido 769. En Puente de Vallecas, la tasa supera ligeramente la barrera de los 600 casos (623,36) y el número de positivos en 14 días ha ascendido a 1.464. En Tetuán, por su parte, la incidencia acumulada es algo menor, de 512, y se han detectado en estos 14 últimos días 810 positivos. Finalmente, en Moratalaz, la tasa de incidencia acumulada ha superado por poco el umbral de los 500 con 480 casos positivos en estos 14 días.

Fuera de la capital, también son varios los municipios con una tasa de incidencia acumulada por encima de los 500 positivos. Todos esas localidades cuentan con restricciones en la actualidad, bien sea derivadas de la aplicación del estado de alarma o bien de la imposición de confinamientos perimetrales por parte de la Consejería de Sanidad. Así las cosas, llama la atención la situación actual de Majadahonda, actualmente sin restricciones de movilidad de ningún tipo, y con una incidencia acumulada de 637 casos por cada 100.000 habitantes. Este municipio ha comunicado 458 casos positivos en las últimas dos semanas. Al margen de Majadahonda, también Parla -actualmente bajo estado de alarma- supera ese umbral: tiene una incidencia acumulada de 660. En Humanes de Madrid, ese nivel de contagios de 511; en Arganda del Rey, de 619; en Colmenar Viejo, de 713. Llama la atención otro dato: con la excepción de Parla, todos los municipios bajo estado de alarma se encuentran ya, apenas una semana después de su entrada en vigor, por debajo del nivel de contagios marcado por el Ministerio de Sanidad para intervenir.

En otros municipios más pequeños también se supera el umbral de esos 500 contagios. Es el caso de Villamanta (704), Valdilecha (818), Brea de Tajo (763), Cercedilla (882) o Los Molinos (1.116).