¿En qué se diferencia el estado de alarma del toque de queda?

El Gobierno de Madrid valora pedir a Moncloa restringir la movilidad de los ciudadanos a partir de las 12 de la noche

El centro de Madrid, vacío por la crisis sanitaria
El centro de Madrid, vacío por la crisis sanitaria©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid valora pedir a Moncloa un toque de queda en la región para frenar el avance del coronavirus. Por el momento, “no hay nada cerrado ni decidido”, según han confirmado fuentes del Ejecutivo madrileño a LA RAZÓN, pero la medida consistiría en trasladar lo que ya se está haciendo en otras capitales europeas, como París y Bruselas.

A diferencia de las restricciones que se han impuesto en algunas ciudades del país vecino, donde se prohibe la movilidad a partir de las 21:00 horas, el Gobierno de Ayuso baraja que el toque de queda sea a partir de la medianoche (00:00 horas).

La medida podría entrar en vigor a partir del próximo viernes, una vez decaiga el estado de alarma. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha reconocido que la medida fue planteada ayer por los colegios profesionales sanitarios en una reunión con la presidenta Díaz Ayuso y el consejero.

¿Qué implica un toque de queda?

Todavía no se ha definido cómo sería el posible toque de queda en Madrid, pero se trata de una medida con la que los gobiernos restringen la circulación de los ciudadanos por las calles de una ciudad durante un periodo concreto -habitualmente de madrugada-. En este intervalo horario también se limita todo tipo de actividad en establecimientos comerciales, bares, restaurantes o lugares públicos y obliga a los ciudadanos a permanecer en sus hogares, excepto en casos de emergencia.

La Comunidad de Madrid quiere aplicar el toque de queda para sustituir el estado de alarma, pero limitar la movilidad de los ciudadanos vulnera un derecho constitucional. Actualmente, en Madrid existe un confinamiento perimetral, pero los ciudadanos pueden circular libremente por las calles de sus respectivas ciudades a cualquier hora, una medida que solo ha sido posible aplicar con la entrada del estado de alarma en la región.

El segundo toque de queda de la democracia

En la España democrática solo se ha aplicado el toque de queda en una ocasión: durante el intento de golpe de Estado del 23F. El teniente general del Ejército de Tierra, Jaime Milans del Bosch, anunció un toque de queda desde las 21 horas hasta las 7 horas, pudiendo circular únicamente dos personas como máximo.