Miedo en Chamberí: queda en libertad una mujer que amenaza con secuestrar a niños en un parque

La Policía Nacional ha aclarado que esta mujer no forma parte de ninguna red u organización delictiva

Cipriano Pastrano DelgadoLa Raz—n

El parque del depósito elevado número 1, en la calle de Santa Engracia, una zona verde creada hace apenas dos años en el distrito de Chamberí, ha pasado a ser un área a evitar por parte de los padres y madres del barrio. Javier Martín lo sufrió el pasado 7 de octubre. Era alrededor de mediodía cuando su nanny paseaba en el parque con su hijo pequeño, de 10 meses. De pronto, una mujer irrumpió, diciéndole a la joven: «¡Qué haces con ese niño! ¡Ese niño no es tuyo!», mientras hacía ademán de llevárselo. La nanny huyó de allí mientras llamaba por teléfono a la mujer de Javier, que inmediatamente llamó a la Policía.

Al día siguiente, Javier puso la correspondiente denuncia. No era el único padre que lo había hecho. Sobre esta mujer pesaba otra denuncia, en este caso de los padres de un menor de cinco años, con el que había actuado del mismo modo. Tal y como relata Javier a LA RAZÓN, cree que ha podido haber un tercer caso.

La Policía, que se personó en el lugar de forma inmediata, logró detener a la mujer. De hecho, cuando Javier interpuso la denuncia, la presunta acosadora ya había sido localizada. Si bien estaba previsto que al día siguiente se celebrara un juicio rápido en el juzgado de instrucción número 5, la cita finalmente se suspendió. No volvieron a tener noticias hasta la mañana de este pasado jueves, cuando Javier recibió una llamada telefónica de la Policía: la mujer había quedado en libertad con una orden de alejamiento de 500 metros respecto al parque. La única explicación que le han dado es que la sospechosa sufre algún tipo de trastorno mental y que no había detrás de este acoso ninguna red u organización criminal dedicada al secuestro de menores.

Lejos de tranquilizarle, la indignación de este padre ha ido en aumento. «La Policía hizo muy bien su trabajo, se personó en el lugar inmediatamente y actuó rápido», afirma a este diario. Ahora bien, la conducta de la detenida «es reiterativa, lo hace sistemáticamente y para los padres supone un peligro». De hecho, cree que, si la mujer tiene de verdad mermadas sus facultades mentales, «no va a respetar en ningún caso la orden de alejamiento de 500 metros». «Si no puede ir a la cárcel por estar enferma, tiene que ingresar en un psiquiátrico. No debe pisar la calle», añade. Ante la falta de garantías, la familia se siente desprotegida.

Por la descripción, se trata de una mujer joven, de unos 30 años, con el cabello moreno y recogido, y viste habitualmente de negro. La situación ha alejado a los padres de este parque del Canal. Mientras no tengan la seguridad de que la mujer anda suelta, los hijos de Javier jugarán con los de los vecinos en una zona ajardinada de su vivienda.