Los colegios privados de Madrid alertan de su desaparición si se aplica el IVA

Patronales, sindicatos y asociaciones de padres se unen para frenar que se grave a la educación con el impuesto

Alumnos de un colegio de MadridEduardo ParraEuropa Press

Nunca hasta ahora sindicatos, patronales y asociaciones de padres de Madrid habían ido de la mano para defender la supervivencia de la educación privada en la Comunidad. Y es que, además de la tramitación de la «Ley Celaá» que, de salir adelante promete convertir los colegios privados en meramente testimoniales en el plantel de la oferta educativa a la que puedan acceder los padres para educar a los hijos, se añade la amenaza del IVA.

La enseñanza privada está muy preocupada por que se trate de gravar con un 21% de IVA los servicios que presta el sector educativo privado, una cuestión que el Gobierno baraja y que no ha sido descartada con rotundidad. De ahí que la preocupación en el sector crezca a medida que pasan los días. Y es que temen que esta situación abocará a muchos centros privados a su desaparición ya que, al verse obligadas las familias a pagar más por un servicio en un momento de crisis económica generaría un «encarecimiento insoportable» para muchas de ellas. Y no sólo eso, el sector cree que se produciría una fuga de alumnos a la escuela pública, ante la imposibilidad de muchas familias de hacer frente a los pagos. En España y en Europa, la educación está considerada un servicio público esencial, motivo por el cual ha estado exento, hasta ahora, de IVA.

En el comunicado conjunto, sindicatos, patronales y familias exponen que la desaparición de la escuela privada repercutirá, en la práctica, de manera negativa en las arcas del Estado. «Tendría como consecuencia inmediata el incremento del gasto público en una cuantía muy superior a la que se recaudaría a través de este impuesto, como ponen de manifiesto los informes de la propia Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef)», aseguran en un comunicado.

Creen que la medida supondría la pérdida de innumerables puestos de trabajo y «el cierre de la gran mayoría de centros privados». A su juicio, «esto no solo se traduciría en una menor recaudación por IRPF de estos trabajadores, sino también en mayores costes en prestaciones por desempleo».

La situación afectaría no sólo a los colegios, sino también a las universidades privadas y al sector de la enseñanza no reglada, como las academias, con lo que pondría en riesgo a parte del sector de la educación.