Madrid: así se “blindan” los cementerios municipales

Hasta 300 policías y varios drones reforzará la vigilancia en los de La Almudena y Carabanchel

Dos mujeres colocan flores en una tumba del cementerio de Alcalá de Henares
Dos mujeres colocan flores en una tumba del cementerio de Alcalá de HenaresFernando VillarEFE

Más de 100.000 madrileños suelen visitar a sus fallecidos durante la festividad de Todos los Santos. Una cifra que solo se refiere a los grandes cementerios municipales, por lo que la afluencia siempre es mayor. Además de todas las llamadas a la prudencia dirigidas a la ciudadanía –grupos de no más se seis personas, realizar las visitas antes o después de la festividad, etc.–el Ayuntamiento de Madrid va extremar las precauciones en los camposantos para salvaguardar la normativa sanitaria.

Una de las novedades será tecnológica: la presencia de drones, que planearán sobre los cementerios más grandes, La Almudena y Carabanchel, los días 31, 1 y 2. Así, la Sección de Apoyo Aéreo se servirá de estos dispositivos para supervisar que se cumple el aforo máximo permitido, finalmente fijado en un 50%.

A esto se unirá un refuerzo de efectivos policiales: hasta 300 agentes diarios que vigilarán las entradas y salidas, a los que hay que sumar un incremento de la seguridad privada también en otros cementerios municipales de menor afluencia –Fuencarral, Vallecas, El Pardo, Canillas...–. Además de evitar posibles alteraciones de la convivencia, tendrán otra misión: perseguir la venta ambulante e ilegal de flores, una práctica que se produce habitualmente en las inmediaciones de los recintos, en muchas ocasiones desde vehículos particulares.

En cuanto al cementerio de La Almudena, todas sus entradas permanecerán abiertas. Con una excepción: la del crematorio, que estará reservada para los servicios del día y las comitivas fúnebres. En todo caso, el Ayuntamiento acondicionará en este acceso un doble vial de entrada y salida tanto para vehículos como para personas, al igual que ocurrirá en la entrada del Pórtico de O’Donell.

Mientras, el acceso situado frente al cementerio civil será exclusivamente de salida para los vehículos, no de entrada. Con todo, la Policía Municipal tendrá en cuenta el tránsito de personas y de vehículos en los días especialmente señalados, lo que podría llevar a variaciones.

En lo que respecta al cementerio de Carabanchel, habrá entrada y salida diferenciada para los vehículos. Así, el acceso será por la puerta principal y la salida por la avenida del Halconero del Rey.

Otra de las novedades vendrá con las carpas informativas, situadas en los dos principales cementerios de la ciudad. Organizadas por Madrid Salud y SAMUR-Protección Civil, se trata de unos puestos similares a los que se llevan instalando desde septiembre en las zonas de la capital con mayor tasa de virus. Su objetivo, sensibilizar a la población para evitar la transmisión, mejorando el conocimiento de las recomendaciones frente al Covid-19. Así, los profesionales insistirán en varios mensajes clave: higiene, distancia, uso de la mascarilla y cuarentena domiciliaria siempre que sea preciso

A esto hay que sumar el refuerzo que llevará a cabo la EMT en ocho líneas de autobuses para acortar los tiempos de espera y mejorar las frecuencias de paso de las rutas que transcurren por los principales cementerios. Si bien dicho refuerzo ya ha comenzado, se potenciará el día 1, con 23 autobuses extra. Para el cementerio de La Almudena serán las líneas 106, 110 y 113; para el cementerio Sur y Carabanchel: la 108, 118 y S.E. plaza Elíptica-cementerio Sur; para el cementerio de Fuencarral, S.E. plaza de Castilla-cementerio de Fuencarral; y para el cementerio de San Isidro, la línea 25.