La app para pagar el transporte en Madrid, lista para Navidad

El Consorcio amplía a 50.000 los usuarios que podrán probar la aplicación de recarga antes de abrirla a todo el público. Trabaja en una tarjeta virtual

Se abren nuevas vías para facilitar el pago del transporte público. El Consorcio Regional de Transporte tiene previsto ampliar el test masivo que ha llevado acabo con su aplicación para teléfonos móviles que va a permitir que se puedan cargar las tarjetas de transporte público (desde las tarjetas de transporte personal hasta las Multi) desde el teléfono móvil de cada uno. Así, se ampliará de 5.000 a 50.000 los usuarios que podrán utilizar la app de carga «Tarjeta Transporte» después de introducir algunas mejoras en la interfaz y en sus funcionalidades. A partir de mañana martes se podrá descargar la app para teléfonos de Android, desde Google Play y a Huawei App Gallery hasta alcanzar los 50.000 usuarios. Las personas que ya participan en la prueba piloto desde hace meses, podrán continuar utilizando la aplicación tras recibir una actualización.

Ampliar el número de usuarios de la prueba permitirá hacer los ajustes finales para que pueda abrirse a todo el mundo en los próximos meses. «Antes de final de año tendremos la posibilidad de recargar directamente desde nuestros móviles la tarjeta de transporte. Es una buena noticia para los usuarios y para todos será una comodidad, pero creo que para los jóvenes especialmente, que se manejan muy bien con los smartphone», asegura el consejero de Transportes, Ángel Garrido.

La app será complementaria al sistema de recarga de tarjetas de transporte público. Actualmente se puede hacer en los cajeros de Bankia, estancos, máquinas automáticas de Metro, de Renfe Cercanías y de Metro Ligero Oeste. Ahora, cada mes se realizan 987.000 millones de recargas y más de la mitad son a través de la red de metro, un 30% en estancos y un 11% en la red de Cercanías.

La app será gratuita. No obstante, por ahora la aplicación solo está operativa con móviles con sistema operativo Android, aunque se negocia con Apple extenderlo a iOs.

El próximo paso es convertir el móvil de cada usuario en su título de transporte. Es decir, en una tarjeta de transporte virtual. Aunque este proyecto es más complejo, se prevé que esté listo esta legislatura.